La abdominoplastia es una cirugía estética consistente en extirpar el exceso de grasa y de piel que sufren los pacientes. Es una técnica que ayuda a recuperar la forma a las mujeres que han pasado por varios embarazos.

Las mujeres con múltiples embarazos, presentan frecuentemente las alteraciones de exceso de piel y grasa en el abdomen, así como grandes separaciones de los músculos rectos o hasta hernias umbilicales, siendo todas estas alteraciones reparables en una abdominoplastia.

La dermolipectomía abdominal mejora la tensión cutánea, pues extirpa la piel y la grasa desde la parte inferior del abdomen, adaptando la cantidad justa de piel y la forma abdominal, también mejorada por el tratamiento quirúrgico de la pared muscular subyacente.

En el postoperatorio inmediato de la abdominoplastia debe controlarse que no se produzcan hemorragias, y tratarlas en caso de que se produzcan. También pueden darse acumulaciones de líquido seroso, que deben ser evacuadas durante las curas ambulatorias.

La abdominoplastia es una intervención segura, pues cualquier posible complicación se puede tratar de forma inmediata. Además, si se han realizado los estudios preoperatorios pertinentes, no tiene porqué suceder nada.