Ácido hialurónico: La solución para acabar con las ojeras
Seleccionar página

La influencer @niieves_ acudió al equipo médico de Instituto Médico Estético con el propósito de borrar sus ojeras, ya que con el paso del tiempo su piel se había debilitado, perdiendo firmeza e hidratación. Tras la valoración por el equipo médico, se le aplicó un tratamiento con ácido hialurónico. Con tan solo una sesión, @Niieves_ obtuvo unos resultados impresionantes y, lo mejor de todo, duraderos.

¿Qué es el ácido hialurónico?

El ácido hialurónico es un polisacárido muy presente en nuestro organismo, concretamente, en nuestra piel, articulaciones, cartílagos y humor vítreo. Su principal beneficio es su capacidad de atraer y retener agua, ya que puede retener hasta mil veces su peso en agua, por lo que aporta hidratación y turgencia a los tejidos.

Además, este elemento participa activamente en la regeneración celular y en la formación estructural de los cartílagos, contribuyendo a su recuperación. Sin embargo, en la piel tiene un ciclo de vida muy corto, puesto que se degrada entre un 30 % y un 50 % cada 24 horas, y sus niveles comienzan a disminuir en la veintena, acelerándose a partir de los cuarenta años.

Precisamente el envejecimiento provoca un descenso en la producción de ácido hialurónico en nuestras células, junto a la disminución de la producción y la pérdida de calidad del colágeno presente en la piel. Como consecuencia de ello, nuestra piel presenta un aspecto deshidratado, flácido con falta de elasticidad y pequeñas arrugas superficiales y manchas.

Por eso, los tratamientos con ácido hialurónico se convierten en grandes aliados de nuestro rostro.

Tipos de ácido hialurónico

Fundamentalmente, existen dos tipos de ácido hialurónico: el reticulado y el no reticulado.

Ácido hialurónico reticulado

En este caso, el ácido hialurónico reticulado se utiliza como sustancia de relleno. Las moléculas están reticuladas o “entrelazadas” entre sí con el fin de darles mayor ‘solidez’ y durabilidad, protegiéndolas de los factores de degradación a los que se ven expuestos al infiltrarlas en nuestro organismo.

¿Cuáles son sus principales usos?

Los ácidos hialurónicos reticulados se emplean fundamentalmente para rellenar arrugas y son ideales para recuperar el volumen perdido del contorno facial, surcos y comisuras.

Además, es un proceso totalmente reversible. Muchos pacientes que acuden a Instituto Médico Estético con un tratamiento realizado en otra clínica en la que han obtenido un resultado con el que no están satisfechos. En esos casos, el equipo médico de IME retrocede el proceso, ya que las moléculas de ácido hialurónico se disuelven aplicando Hialuronidasa, eliminando sus efectos por completo.

Ácido hialurónico no reticulado

En el segundo caso, las fórmulas de ácido hialurónico no reticuladas no se entrelazan entre sí, sino que se dejan ‘libres’, con lo que al infiltrarse no producen un incremento de volumen en la región. De esta forma, únicamente actúan como captores de agua.

¿Cuáles son sus principales usos?

Son inyectables formulados en una solución acuosa con una concentración de entre 1% y el 2%, pudiendo ser mayor si la piel se encuentra muy deshidratada. Dicha solución se infiltra a nivel muy superficial, justo por debajo de la epidermis (la primera capa de la piel) donde ejercen una doble función: por un lado, recuperar y mantener la tasa de hidratación adecuada de la piel y, por otro, estimular la nutrición de las células.

El equipo de expertos de Instituto Médico Estético está especializado en técnicas de inyección de ácido hialurónico, así como de bótox, vitaminas… Ponte solo en manos de profesionales y pide cita en el teléfono 900 901 601. La primera visita es totalmente gratuita.