Seleccionar página

Con el cuello y el escote, a veces, no suelen dedicarse tantos cuidados como con otras zonas del rostro igualmente expuestas a los signos de envejecimiento y, por ello, suele decirse que son determinantes para saber la edad de una persona. Sin embargo, existen diversos y diversos tratamientos para rejuvenecer esta zona, reduciendo las arrugas en el escote y el cuello, para así lucir de forma espléndida en todo el cuerpo.

El cuello y el escote, aunque pasen desapercibidos, son dos zonas que están en constante exposición y es muy importante protegerlos frente a agresiones externas o el paso del tiempo. Y es que este también se refleja en ellas y es un factor a considerar a la hora de hacer mejoras estéticas que nos ayuden a paliar los inevitables efectos del paso de los años en lo que respecta a nuestro aspecto físico.

El cuello también se ve sometido a numerosos cambios degenerativos como pueden ser la pérdida de colágeno y elastina, la acumulación de grasa y las consecuencias de factores externos como la radiación ultravioleta. Así, el cuello y la zona del escote son especialmente propensos al envejecimiento prematuro puesto que se trata de áreas que están bastante expuestas al sol, por ende, a los diversos efectos negativos que esto puede ocasionar.

Cómo sacar el máximo partido al cuello y al escote

Para sacar el máximo partido a estas zonas de nuestro cuerpo es necesario, en primer lugar, prestarles toda la atención que merecen. Así pues, y puesto que con el paso del tiempo las arrugas en el escote y el cuello se hacen visibles o pueden aparecer otros problemas antiestéticos como la presencia de acné en el escote (Tratamiento para el acné) o las manchas en la piel, por ejemplo, lo ideal es poner los medios necesarios para mejorar la zona.

Tradicionalmente, el rejuvenecimiento de cuello y escote se ha hecho de forma quirúrgica. Aunque actualmente existen diversas técnicas complementarias a la cirugía. La necesidad y búsqueda de procedimientos mínimamente invasivos con poco tiempo de recuperación, o en algunos casos incluso ninguno, ha supuesto una clara tendencia hacia el rejuvenecimiento no quirúrgico de esta zona.

Los tratamientos estéticos para cuello y escote

Cómo rejuvenecer el escote o el cuello sin recurrir a la cirugía es una de las preguntas más habituales en las clínicas de medicina estética, junto con los tratamientos no invasivos más usados y satisfactorios para ello. Existe una técnica para cada tipo de problema a solucionar, como por ejemplo la aparición de manchas en la piel del escote y cuello o arrugas, entre otros.

La mesoterapia: la solución para las arrugas en el escote y el cuello

Este tratamiento para el escote y cuello es seguro, indoloro y sencillo: consiste en la inyección de algunas sustancias que provocan una notable mejora en la flacidez de la piel aportando, además, hidratación y luminosidad. Con la mesoterapia conseguimos restaurar y rejuvenecer la piel consiguiendo en ella firmeza, elasticidad y tonicidad. El ácido hialurónico para cuello y escote es una de las sustancias más usadas en este tratamiento, aunque suele acompañarse de otras, como vitaminas, aminoácidos, antioxidantes y oligoelementos, por ejemplo.

El efecto puede compararse al de la aplicación de las mejores cremas hidratantes y nutritivas, pero claramente se intensifica al ser inyectado, lo que hace que la penetración de los principios activos sea total. Además, el resultado es muy natural. Es, pues, una solución muy efectiva al problema de cómo quitar las arrugas del cuello el escote.

Luz pulsada: fotorejuvenecimiento

Nuestra piel está formada por unos elementos -como las fibras de colágeno, elastina y células- que van disminuyendo con el paso del tiempo, produciéndose transformaciones en la matriz extracelular. Este inevitable proceso es lo que conocemos como envejecimiento. Este proceso también ocurre o puede acelerarse por causas relacionadas directamente con la genética y por factores externos como pueden ser el sol o el tabaco.

El fotorejuvenecimiento facial consiste en la aplicación de pulsos de luz intensa (IPL), penetrando en la piel y estimulando la formación de nuevo colágeno. Con este tratamiento se consigue una inminente mejora en la calidad de la piel, aportándole un aspecto bastante más suave y terso. Además, la luz pulsada para las manchas del escote y cuello también puede ser una solución efectiva y duradera.

Una piel perfecta gracias al peeling

Por último, pero no por eso menos importante, hacemos mención al peeling químico facial. Se trata de un tratamiento de rejuvenecimiento que trabaja directamente sobre la capa superficial de la piel, o lo que es lo mismo, la epidermis. Su función es limpiarla en profundidad y brindarle tanto densidad como elasticidad.

Además, es muy efectivo a la hora de tratar cicatrices, el acné y sus posibles secuelas y para eliminar distintos tipos de manchas.

Hay diferentes tipos de peeling químico, y todos ellos ofrecen resultados excelentes son métodos sencillos. Cada tipo tiene una actuación distinta sobre la piel. Tenemos, por un lado, el peeling químico superficial con ácido salicílico, glicólico y láctico, que es una limpieza facial profesional y es perfecto para tratar y prevenir tanto cicatrices o granos en el escote como arrugas finas.

También está el peeling luminoso con vitamina C, una limpieza facial no invasiva, ideal para aportar luminosidad; el peeling con ácido tricloroacético (TCA), genial para luchar contra el envejecimiento y eliminar las arrugas del escote; y el peeling químico con fenol, especialmente recomendado para tratar una piel estropeada y devolverle un aspecto saludable.

Estos son, pues, algunas de las soluciones para conseguir una mejora en el aspecto de la zona del cuello y el escote sin necesidad de recurrir a la cirugía.

Todas ellas son técnicas no invasivas para las cuales apenas se necesita tiempo de recuperación y cuyos resultados son rápidos y espectaculares. El escote y el cuello son partes muy importantes de nuestro cuerpo a las que no siempre prestamos la atención que deberíamos. El debido cuidado, tras una elección apropiada según el tipo de piel y sus necesidades, brindará resultados óptimos y será posible sacar el máximo partido a estas zonas de nuestro cuerpo.

Cómo proteger y cuidar el escote

  • Evita el sol. Por la fragilidad de tu piel, el escote es muy propenso a tener manchas y granitos. Para que esto no ocurra, cuando vayas a tomar el sol utiliza crema protectora con un factor más alto que el del resto del cuerpo, al igual que haces con el rostro. Así conseguirás que tu piel no envejezca de forma prematura.
  • Para cuidar el escote, evita la exfoliación. Efectivamente el escote es una de las zonas más sensibles y frágiles pero no por ello no precisa de una exfoliación, una vez por semana. De esta forma, ayudaremos a regenerar la piel, dejándola más suave y limpia.
  • La hidratación es importante. Dentro del cuidado de tu escote, no puedes olvidar la crema hidratante, nutriente o reafirmante antes de salir de casa y después de la ducha: un escote bonito es un escote hidratado. Es conveniente hacerlo en movimientos circulares suaves ascendentes y de dentro hacia fuera. Conseguirás una piel más tersa y flexible. Además, no debes olvidarte de la limpieza. Así, cuando limpies tu cara, prolonga el gesto hacia abajo, por el cuello y el escote.
  • Haz deporte o ejercicio. Estar en forma siempre ayuda. Es conveniente fortalecer los músculos que rodean al escote y los que se encargan de que esté firme. Para ello, olvídate de hacer deportes como aeróbic, saltos o equitación, y descarta también los cambios bruscos de peso.
  • Cuidar el escote tanto como el rostro. Cada noche extiende los cuidados faciales hasta el inicio de los senos, dedicándole al escote los mismos mimos que al rostro.
  • Dúchate mejor con agua fría. Cuando te duches aplica agua fría sobre el escote durante un par de minutos; si lo haces todos los días, notarás cómo tu pecho se reafirma, gracias a la acción estimulante del agua.

Pon en práctica esta serie de consejos para cuidar el escote y pide opinión a nuestros expertos para elegir el tratamiento corporal que mejor te puede funcionar. Te valoraremos y te ayudaremos para que puedas verte cada vez mejor.

× ¿Cómo puedo ayudarte?