Las mujeres de hoy en día están más informadas y quieren conocer todos los detalles relacionados con cualquier técnica quirúrgica a la que se vayan a someter, en este caso a un aumento de mamas. Hace 10 ó 20 años las pacientes se conformaban con las limitadas posibilidades del mercado, pero hoy en día el nivel de exigencia es mucho más alto, y por este motivo también aumentan las dudas.

La estrella de la cirugía estética en España sigue siendo el aumento de mamas. Los especialistas dan la cifra de 50.000 operaciones al año, sin contar con las mujeres que necesitan una reconstrucción mamaria como consecuencia de la extirpación de un tumor. No obstante, la intervención está dirigida en un 90% de los casos a las mujeres que, por razones estéticas, no se encuentran satisfechas con su busto.

Ante la demanda existente, la Sociedad Española de Cirugía Plástica, Reparadora y Estética (SECPRE), anunció en su momento la creación de un Registro Nacional de Prótesis Mamarias, con fines de investigación e información, que permitirá contar con una red efectiva de vigilancia de las pacientes.

Las motivaciones que llevan a las mujeres a someterse a una cirugía de aumento de mamas son múltiples. En las mujeres jóvenes y sin hijos, la razón es sentirse mejor consigo mismas y desterrar los complejos por el volumen o la forma de los pechos. En las que han tenido hijos, han adelgazado o tienen menopausia, y se han quedado con los senos vacíos o caídos, la motivación es recuperar o mejorar su figura anterior. También están los casos de las mujeres que ya se sometieron a una mamoplastia de aumento hace mucho tiempo atrás, y necesitan renovar su prótesis.

El secreto para cualquier mujer que desee someterse a un aumento de mamas, es acudir a una clínica con profesionales cualificados. Esta es la primera garantía para que el proceso transcurra con éxito y sin complicaciones desde el principio.

Fuente: Agencias y Medios Especializados