Seleccionar página

La carboxiterapia es una técnica mínimamente invasiva que combate la celulitis, la flacidez y la grasa localizada. Está basada en la aplicación, por vía subcutánea, de gas dióxido de carbono en los tejidos afectados.

Aproximadamente el 90 % de las mujeres tiene celulitis localizada en zonas como caderas, muslos y glúteos, siendo este uno de los problemas estéticos que genera mayor preocupación. Con los siguientes tratamientos y consejos, lograrás prevenir y eliminar la antiestética piel de naranja.

Carboxiterapia: principales claves


Aplicando dióxido de carbono (CO2) en las áreas que deseamos mejorar, se reduce la grasa acumulada, se oxigenan las células corporales y se mejora la circulación sanguínea. Esto hace que mejore el aspecto de la celulitis, ya que se produce un aumento en la producción de colágeno, creando una mejor apariencia en la piel.

Con este método se consigue una piel más tersa y rejuvenecida. Por ello, es una técnica recomendable en zonas como brazos, piernas, glúteos, estómago, cuello y cara.

Beneficios de la carboxiterapia y contraindicaciones

Mediante la aplicación de esta técnica se produce una mejora en la circulación sanguínea y, como consecuencia, una mayor oxigenación de la zona tratada. En definitiva, el beneficio principal de la carboxiterapia es mejorar la firmeza y apariencia de la piel

Pero este tratamiento está contraindicado en algunos casos, no siendo recomendado en personas con problemas respiratorios, hepáticos, renales y cardíacos. Tampoco está recomendado para los enfermos de diabetes y cáncer, mujeres embarazadas o en periodo de lactancia.

Otros tratamientos corporales para eliminar la celulitis

Cuando la celulitis se encuentra en un grado irreversible, puede resultar muy útil realizar algún tratamiento estético que estimule la circulación para depurar sustancias poco saludables y eliminar grasa. Y será necesario recurrir a métodos quirúrgicos en los casos más graves.

Mesoterapia corporal

La mesoterapia es un tratamiento que ayuda a eliminar las toxinas y la grasa acumulada en el cuerpo, mejorando o eliminando la celulitis en la zona tratada. Consiste en inyectar, en la primera capa de la dermis, sustancias homeopáticas en pequeñas dosis y personalizadas para cada paciente. 

Es recomendable combinar esta técnica con otros tratamientos, como el drenaje linfático manual, los masajes circulatorios, u otros tratamientos termoactivos que movilicen y actúen sobre la grasa localizada.

Presoterapia

La presoterapia es una técnica basada en la presión del aire que, a modo de masaje, realiza un drenaje linfático activando la circulación y mejorando la apariencia de la piel. El paciente se introduce dentro de una funda que cubre las áreas a tratar y que se llena de aire mediante un equipo compresor. Resulta muy efectivo para moldear el cuerpo y para eliminar el volumen no deseado de zonas localizadas.

Radiofrecuencia

La radiofrecuencia corporal es una técnica que mejora la elasticidad de la piel y que consigue regenerar el colágeno estimulando, mediante calor intradérmico, el sistema linfático. Esta activación se consigue mediante vibraciones que permiten acceder a las capas más profundas de la piel, consiguiendo rejuvenecerlas y reduciendo la grasa acumulada y la celulitis.

Tratamiento Vela Smooth

Vela Smooth es una de las técnicas más efectivas para reducir la antiestética celulitis. Contribuye a mejorar la piel de naranja y a activar la circulación sanguínea.

Es un tratamiento muy recomendable para reducir volumen y reafirmar determinadas zonas del cuerpo. Es una técnica eficaz y segura para todo tipo de pieles.

Vela Smooth es la combinación de varias técnicas: vacunterapia, radiofrecuencia e infrarrojos de manera simultánea. Se pueden perder hasta dos tallas en tan solo un mes porque, además de reducir la piel de naranja, combate la flacidez y reafirma la piel.

Liposucción

Los tratamientos quirúrgicos como la liposucción, están recomendados en los casos más severos de celulitis. Consiste en succionar la grasa localizada en la zona a tratar mediante una cánula muy delgada que se introduce a través de pequeñas incisiones.

Consejos para prevenir la piel de naranja

Para tratar la piel de naranja es importante realizar ejercicio con regularidad y llevar una alimentación saludable y equilibrada.

Es fundamental ingerir abundantes líquidos (al menos dos litros de agua al día) y llevar una dieta baja en grasas. El abuso de la sal no es recomendable, por lo que siempre hay que consumirla con moderación, evitando tomar pescados y embutidos salados. Se puede sustituir por condimentos naturales como el ajo, el limón, el perejil o las hierbas aromáticas.

En relación al ejercicio físico, sería conveniente trabajar las áreas del cuerpo donde se produce mayor acumulación de grasas, como los glúteos, el abdomen o los tríceps.

Es importante evitar el alcohol, el café, los alimentos refinados y los fritos. También se recomienda dejar de fumar, incluir alimentos con fibra en nuestra dieta y evitar el uso de ropa demasiado ajustada y el calzado con tacones muy altos.

Además de estas medidas, contamos con otra serie de soluciones que pueden mejorar la antiestética celulitis:

Masajes anticelulíticos: para obtener los resultados deseados, deben ser realizados por profesionales.

CONSEJOS PARA PREVENIR LA PIEL DE NARANJA


– Cremas anticelulíticas: se deben aplicar de forma correcta, realizando masajes ascendentes en forma de círculo sobre las áreas afectadas. Deben contener sustancias drenantes que mejoren la microcirculación.

Tratamientos orales: contienen fórmulas muy parecidas a las de las cremas anticelulíticas.

Ahora ya conoces todas las opciones para eliminar o mejorar la celulitis de forma eficaz, como la carboxiterapia. ¿Por qué no te animas a realizar una consulta gratuita para valorar tu caso y resolver todas tus dudas sin compromiso? En nuestro equipo encontrarás profesionales médicos que estarán encantados de atenderte en lo que necesites.