¿Estás pensando en adelgazar, pero no sabes que dieta elegir? Te proponemos varias dietas, como la dieta proteica o la hipocalórica.

Nuestra filosofía se caracteriza por adaptar y personalizar cada uno de nuestros tratamientos tanto estéticos como nutricionales. En este caso, nuestros especialistas de control de peso siguen con nuestra filsofía y adaptamos nuestros tratamientos médico-nutricionales a la tipología de cada paciente al cual se le realiza un estudio antropométrico.

Nuestro equipo especializado en nutrición realiza a cada paciente además una historia médica. Con ello serán capaces de aplicar la dieta más adecuada: Hipocalórica, Proteinada, Disociada, Anticelulítica o una dieta combinada.

Siempre ante la supervisión de nuestro equipo y adaptando y personalizando cada paso de la dieta. En Instituto MedicoEstético podemos combinar dietas con tratamientos eficaces que permitan acelerar el proceso de control de peso.

Nuestros tratamientos y dietas están diseñadas para conseguir una pérdida de peso continua y permanente evitando así el efecto rebote.

Diferencias entre la dieta proteica y la dieta hipocalórica

Existen dos dudas fundamentales a la hora de decantarse por dos conocidas dietas: la dieta proteica o la hipocalórica. La primera está basada en la reducción de lípidos y glúcidos a la hora de comer. Es el propio cuerpo del paciente el que comienza a consumir sus propias reservas.

Dieta proteica

La dieta proteica es una dieta depurativa que permite perder peso de forma más rápida y en zonas localizadas sin flacidez. La dieta proteica o proteinada se puede llevar a cabo con productos específicos siempre bajo la supervisión del nutricionista o mediante alimentos indicados por el propio especialista.

 

Dieta hipocalórica

La dieta hipocalórica se basa en alimentos que ofrecen al paciente los nutrientes necesarios pero con menos calorías. Ofrecer menos calorías y siempre la cantidad exacta y necesaria al cuerpo del paciente hará que sea el propio organismo del mismo quien empiece a recurrir a las reservas.

Se trata de una dieta sana y a la que casi todos los pacientes pueden acceder acompañándola de ejercicio y deporte con buenos hábitos.