Tanto la depilación con cera como la depilación con cuchilla son métodos tradicionales de eliminación del vello no deseado. Ambos tienen ventajas y desventajas. En este artículo intentaremos enumerar cada una de ellas.

Depilación con cera:

– La cera arranca el vello de raíz, y el uso continuado de este método de depilación hace que el bulbo se debilite y el pelo crezca más fino y débil.
– El vello tarda más en salir, debido a la debilitación progresiva de la raíz.
– La piel queda tersa y suave tras la depilación.
– El coste es asequible.
– Es un sistema un poco doloroso, sobre todo cuando el vello es grueso y abundante.
– La depilación con cera provoca que, con la cera caliente, se dilatan los poros para facilitar la salida del vello, y se pueden infectar. Además, la piel puede enrojecerse y salen granos. Para este tipo de inconvenientes, se recomienda utilizar algún gel calmante de Aloe Vera y aplicar agua fría sobre la zona depilada.
– Es necesario dejar crecer el vello entre medio y un centímetro para poder arrancarlo.
– Algunas veces el pelo se queda enquistado bajo la piel con este tipo de depilación.

Depilación con cuchilla:

– La depilación con cuchilla es superficial, por lo que no se debilita la raíz del vello.
– Con la cuchilla, el vello comienza a salir casi inmediatamente.
– Si se utiliza gel o jabón en la depilación con cuchilla, la piel queda hidratada.
– Con este método no existe el riesgo de que el vello se quede enquistado bajo la piel.
– Es un sistema indoloro.
– La depilación con cuchilla también elimina las células muertas de la piel, dejando en primer plano las más vivas.