La depilación láser permite reducir o eliminar el vello no deseado de cualquier parte del cuerpo. Permite tratar tanto a hombres como a mujeres y también está indicado para aquellas patologías que provocan un crecimiento anormal de los folículos pilosos. Uno de los láser más efectivos es el láser Alejandrita.

La aplicación del tratamiento es prácticamente indolora. Solamente se perciben algunas molestias que son tolerables, por lo que no se precisa anestesia. No obstante, se puede aplicar en caso de que el paciente lo solicite.

El tratamiento de depilación láser es muy rápido, ya que no es necesario eliminar pelo por pelo, sino que con un barrido de luz intensa sobre la zona se elimina todo el vello en fase de crecimiento.

El color de la piel y del vello juegan un papel fundamental a la hora de obtener buenos resultados con la depilación láser. Los mejores resultados se consiguen cuando la piel es clara y el vello oscuro. Al contrario que cuando la piel es oscura y el vello claro. Lo ideal es que la melanina se encuentre en el pelo y no en la piel.

Láser Alejandrita

El láser Alejandrita Gentlelase Plus, permite conseguir resultados permanentes más rápido y con menos dolor que antes. Además, los avances en la refrigeración epidérmica han disminuido los potenciales efectos secundarios.

Hablando de depilación láser, no es exacto decir que es una técnica de eliminación definitiva. Lo correcto es decir que es un método de depilación duradero. Además, en muchos casos se ha podido constatar una considerable disminución de la densidad de vello en la zona tratada. También se puede apreciar una reducción en el diámetro del folículo, que nace mucho más fino cuando vuelve a crecer.