Definitivamente no es una buena idea hacerte la depilación láser estando embarazada, pero ¿por qué? ¿realmente puede afectar al feto? Te explicamos cómo influye el láser en el embarazo.

¿Puedo hacerme la depilación láser estando embarazada?

Hacerte la depilación láser estando embarazada es un riesgo innecesario. Durante el embarazo se recomienda someterse a las mínimas agresiones externas posibles. Cualquiera de ellas podría afectar al feto y provocar malformaciones y otros problemas. Por ello, hay que evitarlas en la medida de lo posible.

En realidad, el láser no produce ningún daño en la formación o el desarrollo del feto. Ten en cuenta que sólo actúa sobre la capa más superficial de la piel. La depilación láser estando embarazada es peligrosa por la exposición a la luz. El cuerpo podría rechazar la luz del láser debido a los cambios hormonales que se producen durante el embarazo.

Por eso, no es necesario que estés en el sexto mes de embarazo para tener precaución. Si crees que puedes estar embarazada, aplaza la sesión de depilación láser o realízate primero una prueba fiable que te asegure que no lo estás. Podrás volver a realizarte un tratamiento de depilación láser durante la lactancia.

Contraindicaciones de la depilación láser en el embarazo

Durante la gestación, el cuerpo está más sensible a muchas cosas. Igual que es más fácil llorar con una película o emocionarse con determinadas situaciones, la piel se mancha y se quema con mayor facilidad. Además, algunas de las manchas que aparecen durante el embarazo debidas al sol no llegan a desaparecer del todo en muchos años, o incluso permanecen de por vida.

Por eso, sería más fácil sufrir quemaduras o terminar con alguna mancha en la zona tratada si nos realizáramos este tipo de depilación durante los meses en que estamos embarazadas.

 

El peor momento hormonal para realizarse una depilación láser

Por último hay que tener en cuenta el tema hormonal. Al igual que ningún centro depilación serio nos recomendarían depilarnos con láser mientras estamos sometidos a un tratamiento con hormonas, o durante periodos en los que éstas cambian, como en la menopausia.

Y precisamente el embarazo es uno de los momentos en los que las hormonas están más revolucionadas en la vida. Esto provoca que a veces aparezca vello que antes no había. Por ello, sería absurdo terminar con un pelo que posiblemente se vuelva a reproducir al cabo de pocos meses.

Lo ideal es asegurarse de que no se está embarazada, o bien esperar a dar a luz para después someterse a un tratamiento de depilación láser seguro y eficaz.