El Royal College de Londres ha elaborado un informe en el que indica que entre el 5 y el 15% de las mujeres padecen un exceso de vello en el cuerpo. La causa más frecuente de este trastorno son los desórdenes hormonales. Ante esta evidencia, la depilación láser se perfila como una solución eficaz para evitar los efectos antiestéticos.

Este problema no es solamente estético. El crecimiento anormal de vello en las mujeres sigue el patrón de crecimiento del vello masculino, por lo tanto, la aparición del pelo se produce en las zonas donde los hombres suelen tener vello: patillas, areolas mamarias, cuello, barbilla, tórax, espalda, muslos y ombligo. El diagnóstico más frecuente ante este trastorno suele ser el Síndrome del Ovario Poliquístico.

Las mujeres que padecen el problema intentan borrar sus marcas depilándose el vello en las zonas donde aparece. Muchas de ellas se preguntan si es bueno eliminar el vello en estas partes, ante los que los dermatólogos aseguran que no existe ningún inconveniente en la depilación.

Sin embargo, los médicos advierten de que lo más importante es tratar el problema de fondo, en este caso, el ovario poliquístico. El tratamiento de la patología puede combinarse con la depilación láser, para solucionar el problema estético y el hormonal al mismo tiempo.

Cuando la mujer detecta síntomas, como los retrasos menstruales y el incremento de vello corporal en zonas no habituales, debe consultar a su ginecólogo, para que éste realice un examen hormonal que determine las posibles causas. Hay que descartar los problemas ovulatorios o con el metabolismo de la insulina. También hay que valorar factores como el aumento de peso y el acné.

Fuente: Agencias y Medios Especializados