La Sociedad Española de Medicina Estética (SEME), ha vuelto a advertir de que hay que tener cautela a la hora de escoger un centro para llevar a cabo un tratamiento de depilación láser. Señala que deben primar los criterios de seguridad y efectividad, frente a otros como precio y proximidad.

En muchos casos, los pacientes solamente tienen en cuenta las rebajas en las tarifas por sesión, y tal vez la comodidad de acudir a un establecimiento que esté cerca de casa o del trabajo. Los expertos recomiendan poner atención también en la experiencia del personal del centro y en la tecnología de la que disponen. Son los pilares básicos para llevar a buen fin un tratamiento de este tipo.

La tecnología láser tiene múltiples aplicaciones en nuestra sociedad, muchas de ellas no tienen nada que ver con la salud. Otras sí lo están, es importante diferenciar el uso estético del láser del uso médico. La actual legislación especifica que los láseres cosméticos que se utilizan para la depilación, deben ser manejados por técnicos debidamente formados y con su correspondiente seguro de responsabilidad civil.

 Las empresas que distribuyen los aparatos láser exigen un curso preparatorio a las personas que vayan a realizar los tratamientos. En caso de que el paciente tenga manchas en la piel, no puede fotodepilarse en un centro no médico, ya que precisan un diagnóstico médico para ver cómo puede afectarles la luz del láser. Lo mismo sucede con el tratamiento del acné. También es conveniente saber que los vellos muy claros carecen de la melanina suficiente como para poder eliminarlos con láser.

En el XXIV Congreso Nacional de la SEME, celebrado en Zaragoza del 26 al 28 de febrero de 2009, se presentaron por primera vez una serie de protocolos de actuación en medicina estética. En ellos se demanda la participación de los ministerios competentes para regular el sector de la estética.

Fuente: Agencias y Medios Especializados