¿Eres hombre y te quieres depilar tu zona íntima? Escoge el método que mejor se adapta a tus necesidades. Depilación láser, afeitado, depilación con cera o con cremas depilatorias.

La depilación íntima masculina todavía no se contempla como algo convencional. Son muy pocos los hombres que se aventuran por este camino, y por eso vamos a presentar las ventajas y desventajas que presenta cada uno de los métodos habituales de depilación.

Recortado: es la forma más sencilla de reducir el vello púbico. La principal ventaja de esta técnica es su facilidad. Desventaja: mantenimiento constante para permanecer con poco vello.

Afeitado: la cuchilla de afeitar suele ser la elección más frecuente. Para la mayoría de los hombres, esta técnica representa una solución adecuada y familiar. Ventajas: es fácil de llevar a cabo y elimina todo el vello. Desventajas: puede producir irritación en la piel y genera picazón cuando el vello vuelve a crecer.

Depilación con crema: disuelven el vello, de modo que éste puede ser retirado con una toalla. Se trata de una opción intermedia, ya que cuesta más que la cuchilla, pero se evitan los cortes y las irritaciones de la misma. Ventajas: es un método indoloro y fácil de usar y dura más que el afeitado común. Desventajas: existe la posibilidad de desarrollar reacciones alérgicas a la crema y su olor poco agradable.

Depilación con cera: es otro de los métodos más tradicionales. Las ventajas que presenta son: los resultados son más duraderos que con los métodos anteriores y puede hacerse en casa. Desventajas: puede ser dolorosa, sobre todo para las zonas íntimas.

Depilación láser: es la alternativa más novedosa. Ventajas: es el único método que ofrece resultados permanentes, es rápido, casi indoloro e ideal para eliminar el vello púbico. Desventajas: se necesitan varias sesiones y es el método más caro.