La Luz Pulsada Intensa (IPL), es una de las herramientas más utilizadas en los centros de depilación láser en Madrid. Sus aplicaciones son múltiples, tanto para los tratamientos de fotodepilación como para las técnicas de rejuvenecimiento.

La IPL se ha posicionado como una de las mejores opciones para los tratamientos estéticos de la piel, gracias a su versatilidad, su alta rentabilidad y a su rápido aprendizaje. Permite regular las máquinas con diferentes frecuencias para cada tratamiento y sus resultados son altamente efectivos y sin efectos secundarios.

Los aparatos de IPL se utilizan para la depilación láser en Madrid, porque logran una distribución uniforme de la energía en el área de contacto, además de proporcionar una mayor seguridad para el paciente. Permiten su aplicación sobre cualquier fototipo de piel, minimizando los riesgos de cambios de pigmentación y los efectos secundarios en las pieles oscuras.

La luz pulsada se puede emplear en diversos tratamientos, para la depilación láser y para eliminar lesiones pigmentadas, ya que la melanina absorbe la energía lumínica y elimina las manchas.

También se emplea en el tratamiento de lesiones vasculares y para el acné, destruyendo la bacteria que ocasiona este trastorno y provocando un efecto anti inflamatorio. Consigue resultados rápidos y duraderos a largo plazo.

En los tratamientos de rejuvenecimiento, los fibroblastos son activados por medio de la IPL, produciendo nuevas fibras de colágeno, mejorando la elasticidad intrínseca y reafirmando la piel.