Un estudio realizado por investigadores de una clínica vasca ha probado que un tratamiento de depilación láser en la zona genital puede prevenir las infecciones provocadas por una foliculitis, evitando la formación de fístulas y abscesos sacros.

La depilación láser se perfila como una solución eficaz y sin efectos secundarios para el tratamiento de la foliculitis infecciosa. En muchos casos, las infecciones deben ser atajadas por medio de cirugías, y en estos casos, las probabilidades de que se reproduzcan de nuevo son muy altas.

Las probabilidades de reincidencia en fístulas y abscesos, que se dan sobre todo en varones de entre 15 y 40 años, son de un 40%. En los casos más leves, se pueden tratar con antibióticos y cremas depilatorias, pero los casos complicados requieren intervención quirúrgica.

Un tratamiento de depilación en la zona genital que combine láser alejandrita y luz pulsada intensa puede reducir la foliculitis de forma progresiva. El número de sesiones necesarias puede variar entre las 3 y las 11, dependiendo del paciente y del quiste que padezca.

Hasta el momento, todos los tratamientos de depilación han proporcionado un alto grado de satisfacción entre los pacientes del estudio, y en ninguno de los casos han sido necesarias nuevas operaciones hasta el momento. Se recomienda depilar la zona genital tan pronto como se detecten síntomas de foliculitis: granitos y vellos enquistados.

Fuente: Agencias y Medios Especializados