La Audiencia de Alicante ha condenado a penas de 4 años de prisión a los dos empresarios italianos que estafaron a 64 centros de estética de toda España vendiendo máquinas de depilación por láser que eran ineficaces.

El engaño se llevó a cabo entre los años 1999 y 2001, y los acusados recaudaron con la venta de los aparatos más de 1,4 millones de euros. El tribunal ha considerado probado que vendieron unas 134 máquinas con un coste por unidad de 21.000 euros. Presentaron el producto como un “revolucionario método de depilación por láser”, que funcionaba utilizando los productos cosméticos que ellos mismos distribuían.

Los empresarios ofrecían a sus clientes un seguro que garantizaba la devolución del dinero en caso de insatisfacción, garantía que no se aplicó en ningún caso. Los acusados eran conscientes de que las máquinas eran ineficaces, ya que no emitían ningún láser y la falta de resultados era patente.

El abogado de la acusación particular José María Bueno, que representa a la inmensa mayoría de las víctimas, mostró su satisfacción por el fallo judicial, ya que supone una compensación para los afectados. La sentencia, además, demuestra ante los pacientes que los culpables de la ineficacia de los tratamientos no son los centros de belleza, sino los condenados. El abogado indicó que su próximo paso será solicitar el pago de las indemnizaciones correspondientes.