La vida sedentaria y las comidas rápidas, entre otros factores, favorecen la acumulación de toxinas en nuestro organismo las cuales conviene eliminar a través de una dieta de adelgazamiento depurativa.

Esta dieta se trata de un proceso de dentro afuera y se consigue con una alimentación sana, ya que no solo nuestro hígado se siente saturado a la hora de metabolizar el exceso de grasa si no que la piel también se resiente y mostrando un aspecto más apagado y mate.

A la hora de seguir una dieta depurativa es importante que sea supervisada por un médico nutricionista quien principalmente nos ayudará a eliminar las toxinas causantes de fatiga, dolor de cabeza, manchas etc. También es muy importante beber al menos 2 litros de agua al día ya que tiene un efecto de arrastre de toxinas y produce su eliminación a través de la orina.