En las dietas proteicas aumentan la cantidad de proteínas y están recomendadas para personas con una vida muy activa. Antes de realizarla es importante asegurarnos de que estamos en buenas condiciones de salud y que podemos realizar una dieta más estricta para recuperar la figura y llevar un control de peso.

Básicamente esta dieta consiste en reducir los hidratos de carbono (pasta, arroz, patatas) y la cerveza, con o sin alcohol, así como las grasas, frituras, y aumentar la ingesta de proteínas que podemos encontrar en alimentos como: pollo, pavo, mariscos, huevos, vegetales o productos lácteos descremados. De este modo se consigue perder parte del agua del organismo que le sobra y además produce un efecto saciante que reducirá tu apetito.