Seleccionar página

Una de las operaciones de cirugía estética más demandadas junto con la liposucción es la del aumento de senos. Sin embargo, muchas mujeres dudan si someterse a ella debido a algunos miedos o creencias basadas en falsas ideas.

A pesar de ser una intervención muy frecuente en mujeres, hay multitud de mitos alrededor del aumento de senos que son fáciles de derribar si se cuenta con la información idónea. Por ello, es esencial que, a la hora de valorar una intervención de este tipo, acudamos a especialistas con titulación médica que garanticen la mayor profesionalidad y seguridad con nuestra salud.

¿En qué consiste el aumento de senos?

El aumento de pecho es una intervención quirúrgica que modifica el volumen de los senos utilizando implantes de calidad, proporcionando una mayor estética al contorno y forma de los pechos. El tacto es totalmente natural y el antes y después de la operación de aumento de senos es muy diferente, obteniendo la máxima satisfacción de la paciente, quien decide qué tamaño y volumen prefiere.

Las motivaciones tras una mamoplastia pueden ser diversas, como remodelar la silueta, corregir el pecho o reafirmarlo.

Es imprescindible que la paciente se informe previamente con un profesional que le oriente sobre la operación y las expectativas posoperatorias. La cirugía es muy sencilla, ya que consiste en implantar las mamas realizando incisiones de 3 a 5 cm. Una vez se haya colocado el implante, se hace una sutura intradérmica que permite que la cicatriz se perciba mínimamente, por lo que no hay de qué preocuparse en relación a la cicatriz y las marcas.

Pide cita gratis para informarte sobre el aumento de pecho en nuestras clínicas de Madrid, Barcelona y Sevilla

Duración de la operación y posoperatorio

La operación dura aproximadamente una hora y se realiza bajo anestesia general para asegurar la seguridad y la comodidad de la paciente, por lo que no experimenta dolor durante la operación.

Por otro lado, en la cirugía se emplean dos tipos de prótesis, las submamarias y la submusculares, dependiendo del resultado que se desea conseguir.

Una de las preguntas más frecuentes es cuánto dura la inflamacion después de un aumento de senos. Una vez finalizada la intervención, la paciente podrá volver a su casa pasadas tres o cuatro horas. La zona estará vendada durante 24-48 horas, retirándose la venda una vez haya transcurrido este tiempo. Durante estas horas la inflamación es más alta debido a que la operación está reciente.

Una vez pasado este tiempo, la paciente debe llevar a cabo un reposo durante cuatro días para realizar pocos esfuerzos y permitir que la cicatriz se cierre lo mejor posible. Asimismo, deberá llevar durante este tiempo un sujetador deportivo que sostenga correctamente.

Volver a la rutina

Tras los cuatro días, ya es posible volver a la rutina diaria, siempre evitando realizar movimientos bruscos o actividades que requieran esfuerzos durante un mes. Tras el primer mes después de la operación, la paciente ya puede seguir con su vida con total normalidad.

Normalmente los días posteriores a la operación no suelen ser molestos, pero siempre que la persona sienta incomodidad, puede solicitar la prescripción de un medicamento al doctor para tratar la molestia, por lo que hay soluciones médicas que permiten llevar un posoperatorio más cómodo.

En relación con la práctica de deporte, es posible practicar ejercicios tras el tiempo de cura por el aumento de senos. Siempre se debe hacer caso al detalle de las instrucciones de nuestro médico a la hora de retomar nuestros antiguos hábitos deportivos. Por ello, es esencial contar con un experto que nos garantice un buen posoperatorio.

¿Qué es un aumento con lipotransferencia?

La lipotransferencia de pecho consiste en realizar un aumento de pecho con grasa del propio cuerpo. Se trata de una técnica que permite el aumento de senos sin implantes, realizando un injerto de grasa extraída de otra región corporal de la propia paciente, por lo que se consigue aumentar el pecho de forma natural. Es un tratamiento muy efectivo tanto si se quiere aumentar el volumen de las mamas como si se busca corregir asimetrías.

La viabilidad de esta técnica depende de la cantidad de grasa que tenga la paciente, y al pertenecer al cuerpo de la misma, se asegura la completa compatibilidad. Además de las razones estéticas, también se utiliza para obtener una reconstrucción de las mamas, consiguiendo mejorar los daños provocados por la radioterapia y para aquellas malformaciones congénitas que quieran corregirse.

Ventajas de la lipotransferencia de pecho

  • La anestesia utilizada para esta técnica es local, por lo que no es necesaria la hospitalización de la paciente y no se colocan prótesis.
  • Ofrece doble ventaja: el aumento de los senos y la reducción de la grasa en aquellas zonas en las que se quiera disminuir.
  • Los resultados son naturales y permanentes.
  • No se realizan incisiones, por lo que no se tienen cicatrices. La lipotransferencia se realiza a través de inyecciones.

Resolviendo dudas y mitos

Una vez tenemos claro en qué consisten los procedimientos de aumento de pecho, queremos hablar sobre los mitos más frecuentes que giran en torno a esta intervención quirúrgica.

1. Hay más probabilidades de desarrollar cáncer

Esta afirmación es totalmente falsa, ya que no hay evidencias científicas que relacionen la aparición de cáncer con los implantes mamarios; por otro lado, tampoco interfieren en el tratamiento a realizar en el caso de que se diagnostiquen enfermedades oncológicas.

Sin embargo, siempre es recomendable comprobar periódicamente, normalmente cada dos años, el estado de las prótesis, así como la salud del pecho para descartar posibles complicaciones o problemas que puedan surgir.

2. No se puede dar el pecho con implantes

Muchas mujeres se preguntan si se puede dar el pecho con implantes. La respuesta es siempre sí. Los aumentos de pecho con implantes se colocan posteriormente a la glándula mamaria, permitiendo la producción de la leche, por lo que se puede dar perfectamente el pecho. Asimismo, no existen evidencias científicas de que los pechos operados después de dar a luz perjudiquen la salud del bebé, por lo que no hay problema con ello.

3. ¿Perderé sensibilidad en los senos?

Esta creencia es falsa. Es cierto que durante los días posteriores a la intervención puedes notar menos sensibilidad, sin embargo, en las próximas semanas irá volviendo a la normalidad de forma progresiva, hasta un plazo de seis meses.

Actualmente hay métodos y formas de colocar implantes que evitan que se pierda sensibilidad en los senos, sobre todo en la zona del pezón.

4. No es posible realizarse mamografías

Las prótesis no interfieren en el proceso de la mamografía, y por lo tanto, tampoco altera su estado normal. Este tipo de procedimiento no daña los implantes, ya que están diseñados para soportar presiones.

En cuanto a la detección del cáncer, se tiene también la falsa creencia de que es más difícil detectar un cáncer si se portan prótesis y que estas oscurecen las radiografías. Los implantes se colocan bajo la glándula mamaria, como hemos mencionado anteriormente, por lo que no hay evidencias de que dificulten esta labor.

5. Hay que cambiar los implantes cada cierto tiempo

Este mito es totalmente falso. No es necesario volver a someterse a una mamoplastia para un cambio de prótesis. No es necesario cambiar la prótesis cada cierto número de años, sino que se deben hacer revisiones para comprobar que las prótesis se encuentran en buen estado. Las prótesis no contienen sustancias tóxicas para el organismo, por lo que no hay motivos por los que alarmarse, pero sí es conveniente realizar pruebas de manera periódica para comprobar que todo está correcto.

El encapsulamiento en una mamoplastia es una especie de bolsa que se forma en torno a la prótesis; sin embargo, puede aparecer años después de haberse realizado la intervención. Tienen relación con algunos factores y con infecciones víricas padecidas por la paciente. El material de las prótesis puede tener incidencia directa con este problema, por lo que debemos tener en cuenta que debemos realizar esta operación con unas prótesis que sean de calidad.

6. El aumento de pecho no resulta natural y es muy visible

Muchas mujeres piensan que la mamoplastia es muy visible y que todo el mundo se dará cuenta. El tamaño que se desea es muy personal y depende directamente de la persona. Hay pacientes que buscan que se les note el cambio de volumen, mientras que otras buscan una mejora del mismo pero sin que el cambio sea exagerado. La intervención se realiza en función de las preferencias de la paciente, por lo que el resultado se ajustará dependiendo de lo que se busca conseguir.

Los avances en este ámbito son numerosos. Los implantes son cada vez de mejor calidad y las mujeres que se someten a una operación de mamoplastia no tienen de qué preocuparse.

Si tenemos alguna duda o consulta sobre el aumento de senos y deseamos solicitar información, en Instituto Médico Estético podrán atendernos profesionales con titulación médica y la formación de vanguardia en operaciones de pecho: ellos nos asesorarán en todo lo necesario para ofrecernos la opción que más se ajuste a nuestras preferencias y necesidades, sin ningún tipo de compromiso.