¿Cuál es la mejor edad para operarse el pecho? Muchas mujeres se plantean desde muy pronto el deseo de someterse a una cirugía para verse mejor y ganar en confianza y autoestima, pero un buen resultado depende de varios factores, como el crecimiento, la madurez y el estado de la persona.

¿La edad adecuada para un aumento de pecho es…?

A la hora de programar la cirugía de un aumento de pecho, siempre hay que realizar una historia médica previa y las pruebas oportunas para determinar si el desarrollo del seno se encuentra en el punto adecuado para la intervención. Debemos tener en cuenta que los senos de una mujer comienzan a crecer al principio de la pubertad y alcanzan su madurez entre los 21 y los 24 años, aunque hay que revisar cada caso personalmente.

Por esta razón, no suele ser posible hacer la operación de pecho cuando la paciente aún es menor. De hecho, la edad legal a la que una mujer puede someterse a una operación de aumento de pecho es, en la mayoría de los casos, a los 18 años.

Realizar un aumento de senos, una reducción de pecho o una elevación de pecho cuando los senos de la paciente todavía no han terminado de desarrollarse no es recomendable desde el punto de vista médico, por el hecho de que es posible que los senos pueden cambiar con el crecimiento de la persona.

Operaciones en menores de edad

Como hemos dicho, la edad óptima para realizar cualquier tipo de operación de pecho es aquella en la que los senos de la mujer se encuentran desarrollados en su plenitud. Sin embargo, hay excepciones que deben ser valoradas exhaustivamente por el equipo médico y familiares (tutor legal)  en las que es posible realizar la colocación de prótesis mamarias en menores de edad.

Si los padres de la menor otorgan su autorización para realizar la operación de senos, es posible operar a la menor si ya ha cumplido los 16 años y se cumplen todas condiciones. Estas condiciones entre otras son, básicamente, que exista un gran complejo por parte de la joven hacia sus pechos, o que tenga algún problema psicológico debido a las malformaciones, mastectomías o ginecomastia en el caso de un joven.

Esto también ocurre con otras operaciones como las cirugías de orejas, en las que jóvenes que sufren acoso escolar debido al tamaño o la separación de sus orejas, son operados aun siendo menores de edad.

Nuria Roca confesó haberse operado las ojeras

En estos casos, los padres juegan un papel fundamental ya que son los responsables legales de la menor. Por lo tanto, es importante informarse y conocer todos los cuidados y posibles complicaciones que puedan surgir debido a la intervención.

Algunas preguntas que pueden surgir sobre la edad para operarse el pecho

Las operaciones de senos en menores de edad o en mujeres jóvenes pueden conllevar algunas preguntas. A continuación, vamos a resolver las más comunes.

¿Es muy pronto para realizar la operación?

Si todavía la joven se está desarrollando y su pecho no ha terminado de crecer, sería conveniente esperar a que su desarrollo termine para poder realizar la operación, conociendo exactamente cómo es el pecho definitivo de esta mujer.

¿Cuál es la edad máxima recomendable para una operación de pecho?

Hemos hablado de cuál es la edad mínima recomendada para realizar un aumento de pecho. Sin embargo, también existe un momento en la vida a partir del cual no resulta recomendable someterse a una operación de senos. Pero la realidad es que este momento no lo determina el calendario, sino la situación de salud de la mujer que desea operarse.

Aunque no hay muchos casos de pacientes mayores de 60 años que deseen operarse los pechos, en cualquier caso, la viabilidad de la operación habrá de examinarla un cirujano y se tendrá en cuenta la salud de la mujer para decidir si es momento de operar, o no.

Por lo tanto, la mejor edad para operarse el pecho depende en gran medida del momento en que los pechos se encuentren totalmente desarrollados. Y, aunque la edad mínima legal para someterse a esta operación son los 18 años, la edad máxima para someterse a esta intervención dependerá de la salud de la paciente y de cuál sea su estado en particular, que debe determinar el cirujano estético.