Hay una gran variedad de tipos de manchas cutáneas corporales y, sobre todo, en el rostro producidas también por diversos factores. Pero cuando el aspecto de nuestra piel ya se convierte en motivo de preocupación, ya sea por razones de salud, de estética o autoestima, resulta conveniente una visita al dermatólogo para que diagnostique una posible solución y acudir a un centro médico estético donde los profesionales especializados te aconsejarán el tratamiento más adecuado a seguir según el estado de tu piel. Y elimina cualquier mancha con fotorejuvenecimiento facial, una de las técnicas no quirúrgicas más seguras y efectivas según los expertos.

Distintos factores causantes de manchas

La patología en la que aparecen manchas en la piel a lo largo del cuerpo o la cara se denomina hiperpigmentación y puede ser debida a múltiples causas, entre las que se encuentran la sobreexposición a los rayos solares, la edad, la genética, los cambios hormonales, el embarazo, la menopausia, los cambios físicos, la ingesta de ciertos medicamentos y las enfermedades endocrinas.

Y por estas mismas razones, las personas que más padecen en su mayoría estos problemas son las mujeres. Aunque los hombres no se quedan exentos. Sobre todo a partir de la mediana edad.

Tratamiento sin cirugía

Existen diversos tratamientos para prevenir o atajar el problema de las manchas cutáneas, adaptados a las peculiaridades del paciente y del tipo de hiperpigmentación. Pero uno de los más empleados es el Fotorejuvenecimiento facial, consistente en aplicar pulsos de luz intensa (IPL) en la piel penetrando en ésta y estimulando la formación de colágeno.

Así, consigue eliminar las manchas del rostro, homogeneiza la estructura epidérmica, mejora y tersa la calidad de la piel, a la vez que proporciona un aspecto más joven, suave y fresco de forma duradera sin necesidad de una operación quirúrgica.

Ventajas

El Fotorejuvenecimiento es muy rápido con sesiones que duran menos de una hora, y dependiendo del estado de la piel y las manchas, son recomendables entre 3 y 6. Se aprecian los resultados de manera inmediata, desde la primera sesión, y de forma progresiva, optimizándose tras los tres primeros meses.
Aparte, es un tratamiento prácticamente indoloro y sólo se aplica una crema anestésica para evitar las leves molestias que puedan existir durante la sesión. La recuperación es inmediata y sólo los dos días posteriores a la sesión pueden existir rojeces en el rostro, ya que existen efectos secundarios, ni deja marcas o cicatrices en la piel. Por lo que elimina cualquier mancha con Fotorejuvenecimiento facial, es muy seguro y eficaz sin necesidad de pasar por el quirófano.

Fuente: Agencias y Medios Especializados