La operación para reducir el pecho es cada vez más común, incluso en el star-system. De hecho, hay una gran cantidad de famosas con reducción de senos que por cuestiones de salud o estéticas han decidido someterse a esta intervención.

Famosas con reducción de senos

Si bien es cierto que el pecho de las mujeres es un signo de feminidad, cuando su tamaño es demasiado grande puede suponer problemas de salud. Además, muchas mujeres se ven desproporcionadas estéticamente por el tamaño de su pecho, lo cual crea un malestar psicológico que puede evitarse de forma sencilla con una reducción de senos.

Algunas famosas que se han reducido los senos han querido romper tabúes y hablar claro de la intervención a la que se han sometido, ya que todas ellas afirman estar muy contentas y satisfechas. A fin de cuentas, estas celebrities pueden ser una inspiración y un motivo más por el que decidirnos a someternos a una mamoplastia de reducción.

Ariel Winter

Ariel Winter encarna a Alex Dunphy en Modern Family. El tamaño de su pecho le producía dolor de espalda y le impedía estar erguida durante un periodo de tiempo prolongado. Por ello, decidió reducir su pecho, que alcanzaba el tamaño de una copa F.

antes y después de Ariel Winter

Sofía Vergara

Vergara siempre ha sido uno de los iconos de belleza latinos más internacionales. Pues incluso ella llegó a ver en el tamaño de su pecho un problema, por ello decidió reducirlo en un par de tallas. Si bien ella no quería renunciar a su físico natural, entendió que podía ser beneficioso para su carrera y para su salud.

antes y después de Sofia Vergara

Victoria Beckham

Este caso es bastante particular, ya que la ex Spice Girl se arrepintió de las prótesis que se puso en su juventud y decidió deshacerse de ellas.

antes y después de Victoria Beckham

Este caso pone de manifiesto la necesidad de asesorarse por personal médico que esté especializado en la materia antes de hacerse cualquier operación estética, ya que una mala decisión puede tener consecuencias en el futuro.

Scarlett Johansson

El pecho de Scarlett siempre ha llenado titulares, sobre todo cuando mostraba lo mostraba en alguna alfombra roja. No obstante, con el paso de los años, Johansson decidió reducir el tamaño de sus senos por motivos de salud. Una decisión que ha mejorado su calidad de vida.

antes y después de Scarlet Johansson

Demi Moore

Por último, vamos a hablar de Demi Moore, quien también decidió reducir su pecho. Su comodidad y su salud fueron las razones por las que decidió someterse a una mamoplastia de reducción. Y ahora luce un busto mucho más reducido que años atrás.

antes y después reducción de senos Demi Moore

Mamoplastia de reducción: ¿en qué consiste?

Este tipo de mamoplastia es un procedimiento quirúrgico mediante el cual se consigue reducir el tamaño de las mamas. Se hace extirpando grasa, tejido mamario y piel, aumentando así su ligereza y firmeza y quedando un busto más pequeño como resultado. Gracias a este procedimiento, también se puede reducir el tamaño de la areola para mejorar el aspecto.

La reducción de pecho se ha de llevar a cabo cuando existe hipertrofia mamaria. Es decir, cuando se tienen unas mamas con un tamaño mayor al que deberían en función con la complexión. Es muy común que las mujeres que sufren este problema tengan problemas musculares en el cuello y la espalda, además de otras afecciones como la irritación de la piel de debajo de la mama o problemas respiratorios.

En casos severos, puede verse cómo la columna vertebral tiene una posición anómala, sobre todo en quienes, por complejo, adelantan los hombros y hunden el tórax para disimular el tamaño de su pecho.

¿Cómo es el procedimiento de la reducción de senos?

En primer lugar, el cirujano deberá estudiar nuestro caso para saber qué técnica es la que más nos conviene. Dependiendo del volumen del pecho, la localización del pezón y la anchura de pedículo o su prolongación hacia la axila, la operación deberá hacerse mediante una técnica u otra.

Una vez que el profesional decide qué procedimiento seguir, la paciente tendrá que ingresar el mismo día de la operación.

Se le administrará anestesia general, y el tiempo que dura la intervención suele estar entre 2 y 3 horas. Cuando acabe la reducción de pecho, la paciente permanecerá ingresada durante 24 horas y, una vez que se nos dé el alta, se retirarán los drenajes y el vendaje adhesivo se sustituirá por un sujetador elástico especial.

Postoperatorio de la mamoplastia de reducción

Lo ideal es que guardemos entre 5 y 7 días de reposo; no obstante, si la actividad laboral requiere esfuerzo físico, lo ideal es esperar 10 días. Tras este tiempo podremos volver a la actividad diaria normal evitando los ejercicios que repercutan de modo directo en el pecho. Es decir, los saltos, correr o los ejercicios de musculación de pectorales deberán evitarse hasta pasado un mes, cuando, de forma progresiva, se podrá recuperar la actividad física normal.

Dependiendo de la intervención y del tipo de cicatriz que se tenga, habrá que llevar un esparadrapo moldeante. Por otro lado, hay que evitar dormir boca abajo hasta que las cicatrices se curen por completo y se deberá llevar un sujetador especial día y noche.

Antes y después de la reducción de pecho

Cuando pensamos en sometemos a una intervención para reducir el tamaño del pecho, es normal que surjan muchas dudas que quizás frenen esa decisión. No obstante, el antes y después de la reducción de pecho suele ser muy satisfactorio.

En más de un 90 % de las intervenciones las mujeres quedan satisfechas con el resultado y admiten tener una mejora notable en su calidad de vida. Lo primero que hay que tener en cuenta es que las cicatrices, cuando se tratan siguiendo los consejos del cirujano, prácticamente no se ven al curarse.

También es importante que sepamos que el cirujano no va a eliminar más cantidad de la que debería. Esto es, si una paciente quiere reducir el tamaño de sus mamas, el profesional le aconsejará y asesorará para que entienda cuál es el tamaño que nos corresponde en base a su complexión. No se pasará a tener un pecho demasiado pequeño ni demasiado grande, sino justo del tamaño proporcionado a la espalda y busto.

Otra de las ventajas que supone esta intervención es que se conseguirá una simetría perfecta en los pechos, algo que es complicado obtener de manera natural. Pero además, aumentará la firmeza del pecho, ya que cuando se reduce el tamaño también se procede a la colocación del pecho para que no quede caído.

Y, cómo no, esta intervención eliminará los dolores de espalda y de cuello que causa la carga de exceso de peso por el tamaño de las mamas. Además de corregir la postura disminuyendo las desviaciones de la espalda.

Por último, la comodidad también aumentará, no solo con el movimiento, sino también a la hora de buscar ropa, bañadores y otros artículos que son difíciles de encontrar si se tiene un pecho grande. En definitiva, la calidad de vida mejorará tras la reducción de senos, así como la autoestima frente al espejo.

Precio de la reducción de senos

El precio de la reducción de mamas dependerá de las particularidades de cada caso. Dependiendo de la cantidad de mama que haya que reducir y de la técnica que haya que utilizar el precio será uno u otro.

Lo importante es acudir a una primera cita gratuita, en la que nos puedan evaluar al detalle y a la medida de nuestras necesidades, para aprender qué es lo que necesitamos de forma precisa.

A veces, habrá que desconfiar de las gangas y precios demasiado bajos ya que, por norma general, suelen esconder personal poco preparado, con poca experiencia y equipos anticuados.

Mamoplastia en Sevilla, Barcelona y Madrid

En las clínicas de Instituto Médico Estético contamos con profesionales debidamente formados y con experiencia en la realización de todo tipo de mamoplastias. Muchas mujeres han confiado en sus especialistas para someterse a una mamoplastia en Sevilla, Barcelona y Madrid, ciudades en las que se encuentran.

Sus médicos y personal sanitario nos informarán debidamente de todas las condiciones y darán las recomendaciones necesarias para antes y después de la intervención.

En cuanto al tratamiento de las cicatrices, este es uno de los motivos que más rechazo crea entre las mujeres. Por ello, desde el primer momento nos recomendarán cremas cicatrizantes y la aplicación de aceite y otros productos que favorecerán que la piel se regenere por completo.

En cualquier caso, lo más importante es pensar en la salud y en las molestias que el tamaño del pecho puede provocar. No hay por qué sufrir dolores de espalda o incomodidades para dormir o para encontrar ropa que nos favorezca.

Por tanto, si el tamaño de los senos se convierte en un problema, lo mejor es optar por una reducción de pecho.