Los 6 Mejores Tratamientos para la Flacidez Facial [LISTA]
Seleccionar página

Con el paso del tiempo y con la acción de factores externos, como el sol o la contaminación, la elasticidad y firmeza del rostro se ven afectadas, apareciendo signos de la edad como las arrugas y la flacidez facial. Para combatir este problema, existen diferentes tratamientos faciales de rejuvenecimiento que devuelven a la piel un aspecto más luminoso, firme y joven.

Tratamientos para la flacidez facial

La piel está principalmente formada por células, elastina y fibras de colágeno, y como hemos mencionado, son diversos los factores que provocan que la piel flácida se haga visible en el rostro. Incluso los malos hábitos como la alimentación deficiente o el tabaco pueden debilitarla y afectar a la elasticidad. Sin embargo, aprendiendo cómo combatir la flacidez facial y con la ayuda de técnicas de rejuvenecimiento, se puede conseguir un resultado muy efectivo.

Fotorejuvenecimiento facial

Un conocido tratamiento para la flacidez en la cara es el fotorejuvenecimiento facial, que consiste en la aplicación de pulsos de luz intensa en la dermis. La luz penetra en la piel estimulando la producción de colágeno, uno de los factores que más influye en la apariencia de la piel. Con su estimulación se logra una piel más tersa de forma duradera y unos resultados realmente óptimos.

Mesoterapia para el rostro

Es uno de los tratamientos más sencillos y económicos, ya que se puede realizar de forma manual o mediante un sistema de pequeñas inyecciones. Consiste en la infiltración de principios activos consiguiendo un resultado óptimo para combatir el descolgamiento facial. Entre las sustancias que se inyectan, se encuentran principalmente el ácido hialurónico, vitaminas, aminoácidos y antioxidantes o péptidos. Con la mesoterapia facial, se consigue tonificar la piel, aportando firmeza y elasticidad. Además, se realiza una hidratación profunda que aporta una mayor luminosidad.

Radiofrecuencia facial

Gracias a este tratamiento, se consiguen reestructurar las fibras de colágeno y obtener un rostro terso y más juvenil. La radiofrecuencia facial puede aplicarse, además, en otras zonas como el cuello y tan solo dura unos minutos. No es invasivo, ya que solo produce un pequeño enrojecimiento de la zona facial tratada, por lo que la persona puede retomar su jornada habitual al momento de finalizar.

Esta técnica consiste en la elevación de la temperatura de la piel, provocando una vasodilatación que mejora la circulación sanguínea y fomenta la eliminación de toxinas. Sus efectos suelen durar hasta dos años, mientras que el resultado se observa de forma progresiva en el rostro.

Técnica de Hilos Tensores

Es uno de los métodos más novedosos para combatir la flacidez sin necesidad de cirugía. Gracias a los hilos tensores se consigue un efecto lifting en pocos minutos y de forma natural. Además, estimula la producción de colágeno, de elastina, fibroplastos y ácido hialurónico, por lo que los resultados son naturales. Por otro lado, están realizados con materiales reabsorbibles con polidioxanona, un compuesto que se utiliza frecuentemente en la cirugía vascular.

Se realiza con anestesia tópica y se basa en un gel inyectable que contiene ácido hialurónico, así como partículas que provienen del fosfato tricálcico. Por estos motivos, es un tratamiento muy seguro y efectivo para luchar contra la flacidez facial.

Toxina Botulínica para las arrugas y la flacidez

La Toxina Botulínica, comúnmente conocida como Bótox, es una técnica muy eficaz para conseguir un rostro uniforme y atenuar las arrugas sin necesidad de cirugía. Normalmente se aplica en las zonas superiores de la cara, como la zona de la frente. Su aplicación tiene como efecto que los músculos del rostro se relajen y no se contraigan, previniendo la formación de arrugas y suavizando las ya existentes para una apariencia más firme. Los resultados se pueden ir apreciando a partir del décimo día y es un método seguro.

Biorevitalización facial plaquetaria

Se trata de un método que previene los signos de la edad utilizando un plasma rico en sustancias que inciden en el crecimiento y que provienen del mismo paciente. Para ello, se extrae y se procesa una pequeña cantidad de sangre y se aísla el plasma para conseguir los factores del crecimiento que se aplicarán posteriormente. Este producto se inyecta en la piel en pequeñas cantidades, obteniendo muy buenos resultados. Después del tratamiento de PRP facial se aplica una mascarilla con efecto refrescante y descongestivo en el rostro.

Con esta técnica se consigue que los fibroplastos y el colágeno se renueven, generando un aspecto más juvenil y vital en el paciente. También se mejora la luminosidad y la textura de la piel, así como la elasticidad. Puede realizarse no solo en pieles maduras, sino también en pieles más jóvenes, por lo que en función de la edad de la persona se adaptará la técnica.

Estos son algunos de los tratamientos más eficaces para combatir la flacidez facial, el más adecuado dependerá de cada caso. Para escogerlo, es mejor consultarlo personalmente con un médico que pueda asesorar a cada persona sobre las técnicas más adecuadas.