El envejecimiento es un proceso normal por el que pasamos todos a lo largo de nuestra vida y en cuya mayor o menor rapidez influirán diversos factores biológicos y sociales. Dicho proceso se caracteriza por unas manifestaciones muy visibles en forma de defectos físicos que se van acentuando. No obstante, son muchas las personas que no se resignan a que el envejecimiento haga mella en su imagen física. Para ellos, hay métodos de medicina estética que permiten prevenir, combatir y atrasar sus efectos. Uno de ellos es el fotorejuvenecimiento facial con IPL.

¿En qué consiste el fotorejuvenecimiento facial con IPL ?

En primer lugar, las siglas IPL son el acrónimo anglosajón relativo a “Intense Pulsed Light”, que, en castellano, significa “Luz Pulsada Intensa”. A grandes rasgos, el método de eliminación de los signos del envejecimiento toma su denominación de la máquina con la que se procede a combatir estos síntomas. Esta máquina funciona mediante la activación por fases de un láser de alta intensidad.

El envejecimiento del organismo se plasma en manifestaciones externas como las arrugas, manchas, ojeras, bolsas oculares, líneas de expresión y arrugas. Son rasgos físicos que, precisamente, no embellecen y que, además, resultan más evidentes en las partes de nuestro cuerpo que se encuentran más a la vista. Nos referimos a zonas tan expuestas y relevantes como la cara, el cuello o el escote.

El rostro, por ejemplo, es nuestra carta de presentación estética ante el mundo, por lo que vale la pena que transmita una imagen fresca y lo más juvenil posible. Con el tiempo, nuestro cuerpo deja de producir las mismas cantidades de elastina y colágeno que a lo largo de la juventud. Por tanto, va a perder esa elasticidad, la capacidad de hidratación y la tersura que tuvo, lo que provoca que se produzcan asperezas, flacideces, sequedades y descolgamientos.

Los efectos de la luz pulsada intensa van a incidir en la reducción del tamaño de los poros y en la estimulación de la formación del colágeno. La combinación de estos dos procesos paralelos va a acabar por dotar a nuestra piel de un aspecto mucho más brillante y fresco del que tenía antes de pasar por las sesiones de IPL.

Usos del IPL

El fotorejuvenecimiento facial con IPL tiene múltiples beneficios no solo los asociados al envejecimiento, sino también otros que resultan muy antiestéticos, tales como las manchas.

Es el caso de los poros, el sebo, la piel con rojeces y la falta de luminosidad que terminan por afear la imagen. Todos ellos pueden ser paliados mediante los efectos de la luz pulsada, que también erradica los defectos que surgen por la exposición a la contaminación y al sol o por los estilos de vida poco saludables (estrés, alimentación inadecuada, tabaquismo o sedentarismo, por poner algunos ejemplos).

En consecuencia, confirmamos que el rejuvenecimiento facial con IPL se ha revelado como un método, además de indoloro, muy versátil. Fulmina las irregularidades del rostro, lo que hará que, sin duda, aumente nuestra autoestima.

¿Cómo se suprimen las manchas faciales mediante el método del fotorejuvenecimiento?

Después de haber explicado cómo logra el sistema de fotorejuvenecimiento facial con IPL subsanar los defectos faciales (sistema que también es compatible con la depilación de estas zonas, proporcionando una estética aún más favorecedora), es el momento de informar acerca de cómo se van a llevar a cabo las intervenciones tendentes a conseguir estos resultados. Además, será necesario hacer caso a algunos consejos de preparación para estas sesiones.

Los poros se harán más pequeños, así como las líneas de profundidad de las arrugas, y estos primeros resultados contribuirán a reducir las dimensiones de las manchas y aportar una nueva textura a la piel. A su vez, acudir a las sesiones no nos provocará ningún trastorno. Se trata de sesiones de media hora y para las que no vamos a precisar solicitar ninguna baja laboral.

Hasta el color de nuestro rostro mejorará, puesto que este método combate los eritemas faciales, los problemas de pigmentación y las pieles desgastadas.

Los impulsos que se imprimen a la luz pulsada que hace efecto sobre nuestra piel irán variando tanto en frecuencia como en intensidad. En este sentido, los profesionales cualificados que están capacitados para el empleo de la máquina láser procederán a usarla como sea adecuado en cada zona, puesto que cada defecto facial requiere un tratamiento específico.

Del mismo modo en que hemos recalcado que vamos a poder asistir a estas sesiones con la máxima comodidad, también queremos reseñar que debemos acudir a ellas sin habernos puesto bronceador ni maquillaje en las partes en las que se vaya a administrar el fotorejuvenecimiento.

Por otro lado, para que nos sintamos más cómodos y seguros, se nos aplicará una crema con efectos anestésicos, un antifaz (con el fin de proteger nuestra vista), un gel conductor y se nos higienizará la cara como paso previo preparativo. Cuando acabe la sesión, volverán a limpiarnos la cara.

¿Cuándo van a comenzar a hacerse visibles los primeros efectos?

En este aspecto, se puede asegurar que en dos semanas ya se percibirán algunos de ellos. Sin embargo, si queremos aprovechar realmente las ventajas estéticas de este tratamiento, recomendamos respetar ciertos intervalos de separación entre las sesiones, dejando tres o seis semanas entre ellas, según nos recomiende nuestro especialista.

Conviene recordar, por último, que este método no posee apenas efectos secundarios.

En definitiva, el fotorejuvenecimiento facial con IPL es un método de belleza rápido, indoloro y que devuelve a nuestro rostro la frescura juvenil, tan ansiada por todos. Si queremos cuidar de nuestra principal carta de presentación, ¿por qué no probar este tratamiento para quitar las manchas e imperfecciones de la cara con láser?