Alan Bittner, un cirujano plástico de Beverly Hills, asegura haber encontrado un nuevo combustible ecológico, a base de grasa de liposucción, para los automóviles. Este cirujano, propietario de una clínica de alta gama situada en la avenida más elegante de Los Ángeles, ya utiliza este biocarburante para moverse con su coche.

El Doctor Bittner explicó que ha llevado a cabo unas 7.000 operaciones de liposucción, y que 1 litro de grasa equivale a la misma cantidad de biocarburante. Y según las afirmaciones de otros científicos, no existe ninguna razón para que la grasa humana no pueda transformarse en biocarburante, ya que contiene los mismo triglicéridos que la grasa animal, que ya se utilizan para este fin.

Un litro de lipodiesel permite recorrer, aproximadamente, la misma distancia que el diesel normal. Además, la mayor parte de los biocarburantes son producidos a partir de una mezcla de maíz y de grasa de vaca o de cerdo.

Sin embargo, este descubrimiento no ha convencido a las autoridades sanitarias. El empleo de sustancias humanas para fines comerciales está prohibido por las leyes, y la clínica del Doctor Bittner ha sido investigada por los servicios sanitarios de California.

En España la legislación es estricta en cuanto al tratamiento de los residuos de operaciones. Deben ser envasados, etiquetados, almacenados y tratados según la ley, y todo procedimiento que no se ajuste a las normas debe ser autorizado por el Ministerio de Sanidad.