Una prestigiosa clínica de Barcelona se ha convertido en el primer centro médico del mundo en validar la obtención de células madre por medio de la grasa extraída en una liposucción. En la presentación de este protocolo, se ha señalado que el tejido adiposo de nuestro cuerpo es uno de los que contiene más células madre, después del cordón umbilical.

Esta técnica, permite obtener células madre a las personas que no han tenido la oportunidad de conservar su cordón umbilical, para beneficiarse de los avances de la medicina regenerativa. Además, la extracción de la grasa corporal puede llevarse a cabo de forma sencilla y sin riesgos para la salud. La aplicación ha recibido el nombre de Lipo-Save.

El coste de llevar a cabo esta técnica es “relativamente” asequible. Hay que pagar el importe de la liposucción, más 1.500 euros por el proceso de envasado, procesamiento, análisis y congelación de las células. También hay que sumar una cuota anual de unos 100 euros, coste similar al de mantener congelado el cordón umbilical en un banco privado.

Desde la clínica, aseguran que cualquier persona puede conservar sus células madre a partir de 200 centímetros cúbicos de su tejido graso. Antes de que pasen 30 horas desde la liposucción, la grasa envasada se envía a un banco privado de células madre en Gran Bretaña. Aquí se separan las células del tejido adiposo, y se congelan a una temperatura de 180 grados bajo cero.

Una vez congeladas, las células madre pueden conservarse durante años. Al descongelarse, se puede recuperar hasta un 80% de las mismas. Se conservan en el extranjero, porque la legislación española obliga a que todas las donaciones sean públicas y gratuítas.