Liposucción Masculina: En qué consiste, Tipos, Postoperatorio y +
Seleccionar página

Verse bien no es solo cosa de mujeres, y por este motivo por el que la liposucción masculina se ha vuelto tan popular en los últimos tiempos. No obstante, este tipo de tratamiento no se reduce a una cuestión estética, sino que la liposucción para hombres contribuye también a mejorar la salud de los pacientes.

Y es que los hombres que se someten a esta intervención se sienten mucho más sanos, con energía y, además, ganan confianza en sí mismos, lo cual supone una notable mejoría y refuerzo de su autoestima.

Mejorar nuestro aspecto físico nunca ha sido tan fácil. Las nuevas técnicas y los adelantos tecnológicos han permitido que este tipo de tratamientos supongan cada vez menos riesgos para la salud y que los resultados sean cada vez mejores. Así que no es de extrañar la gran acogida que están teniendo este tipo de operaciones estéticas no solo entre mujeres, sino también entre los hombres.

¿Qué es la liposucción masculina?

La liposucción no es nada más ni nada menos que una técnica quirúrgica cuyo objetivo es el de remodelar la silueta a través de un proceso de extracción de la grasa sobrante en el cuerpo.

El procedimiento en sí se realiza de la siguiente manera: el primer paso es realizar unas pequeñas incisiones en la piel del paciente. A continuación, se usan estas incisiones para introducir una cánula. La función de esta cánula es la de succionar toda la grasa localizada en esa área y reducir el porcentaje de grasa corporal en los hombres. Una vez eliminado el tejido adiposo, es hora de que los médicos cosan adecuadamente cada una de las incisiones que previamente se le había hecho al paciente. Por último, se coloca una faja cuya misión es la de evitar que la zona que se acaba de tratar se hinche.

Después de la intervención, es totalmente normal que el paciente pueda sufrir algo de inflamación y que aparezcan algunos hematomas en la zona que ha sido tratada. El posoperatorio solo requerirá algún calmante suave, ya que solo se experimentarán pequeñas molestias. Los médicos serán los encargados de aconsejar adecuadamente al paciente sobre cualquiera de los posibles efectos secundarios que puede tener la liposucción masculina para que puedan estar precavidos.

Esta operación tiene una duración aproximada de entre una y dos horas. Lo más normal es que se realice bajo anestesia general.

Es importante señalar que, en el caso de personas obesas o con mucho sobrepeso la liposucción no es lo más recomendable. En su lugar, se recomienda que el paciente se someta a una dieta o algún tipo de tratamiento con el que combatir la obesidad. Una vez alcanzado un peso menor, sí que podría practicársele la extracción de grasa.

¿Qué ocurre después de la intervención?

Los tan ansiados resultados podrán empezar a verse después de un mes. No obstante, será necesario esperar entre 3 y 6 meses para que el cambio sea totalmente visible.

Como resultado de la intervención, la grasa que ha sido eliminada mediante la liposucción no volverá a generarse. Dicho esto, sí que es cierto que tras una liposucción pueden quedar algunas células adiposas en la parte del cuerpo que hemos tratado y estas células corren el riesgo de aumentar su volumen llegando a deformar esa área. Para evitar este problema, es realmente fundamental que el paciente tenga unos hábitos de vida lo más saludables posibles. Una dieta equilibrada y realizar ejercicio físico con regularidad son las claves para mantener y mejorar los resultados obtenidos con la liposucción masculina.

Otros de los factores que influyen en el éxito de la liposucción para hombres son el lugar donde se localiza la grasa y la cantidad, los antecedentes del paciente a cerca de sus pérdidas y ganancias de peso y, por último, la edad.

Tipos de liposucción masculina más comunes

Existen diversas zonas del cuerpo donde podemos aplicar esta técnica, según las necesidades del paciente. Las más comunes son las siguientes.

Liposucción abdominal

En el caso de los hombres, el abdomen es, por excelencia, la zona del cuerpo en la que se suele acumular una mayor cantidad de grasa o tejido adiposo. Muchas veces nos encontramos con que, a pesar de la dieta y el ejercicio, resulta prácticamente imposible librarse de la antiestética barriga. Así pues, resulta cada vez más usual que los hombres se sometan a este tipo de intervención para eliminar la grasa abdominal.

Liposucción de espalda

Además de la liposucción de barriga para perder la grasa abdominal en hombres, otra zona muy tratada es la espalda. Esta es una parte del cuerpo donde también se llega a acumular grasa y resulta mucho más difícil de eliminar sin recurrir a la cirugía. En el caso de la liposucción de espalda, resulta interesante señalar que el procedimiento se realiza con una cánula especial, ya que los espacios que ocupan los cúmulos de tejido adiposo en la espalda resultan anatómicamente diferentes a los que podemos encontrar en otras áreas.

Ginecomastia

Otro procedimiento muy relacionado con la liposucción es la ginecomastia. Con esta intervención lo que se consigue es eliminar la grasa pectoral del hombre. La ginecomastia se trata de una dolencia que consiste en un agrandamiento patológico de las glándulas mamarias masculinas. Es un problema que afecta a un alto porcentaje de la población y se puede dar tanto en una sola de las mamas como en las dos.

Con una liposucción se puede solucionar esta patología de forma rápida y sencilla. Es fundamental que los hombres que se sometan a esta intervención no sean obesos, por lo que, se trata de una operación que se realiza después de la pérdida de peso. Como resultado nos encontramos con un paciente que obtiene por fin su tan deseado tórax plano y firme como siempre ha querido.

Precio de la liposucción para hombres

Uno de los temas que más preocupan a las personas que se están pensando someterse a este tipo de tratamientos es el precio. Ya sabemos que cuando se recurre a auténticos profesionales el precio puede suponer un problema, pero, al fin y al cabo, estamos hablando de nuestra salud y no podemos escatimar en gastos.

Por suerte, existen diversas clínicas y centros que ofrecen una muy buena relación calidad-precio en cada uno de sus servicios. Algunos incluso ofrecen también cómodos planes de financiación totalmente gratuitos para facilitarnos las cosas y que el dinero no suponga ningún obstáculo para conseguir el cuerpo de nuestros sueños.

Alternativas a la liposucción

Gracias a la liposucción masculina, podemos remodelar distintas zonas de nuestro cuerpo eliminando esos cúmulos de grasa que se resisten a abandonar nuestro cuerpo por mucha dieta y ejercicio que hagamos. Los resultados que obtenemos con la liposucción para hombres son sorprendentes pero resultan todavía más increíbles si los combinamos con otro tipo de tratamientos como, por ejemplo, la abdominoplastia.

Abdominoplastia

La abdominoplastia es un proceso que consiste en la extracción de piel y grasa en la zona ubicada bajo el ombligo. De esta forma, se consigue una redistribución de la piel y la grasa, recuperando la tersura del abdomen. El tiempo de esta intervención dura entre 2 y 4 horas.

Algunas personas optan por someterse a una doble intervención en el mismo día, ya que, es una forma de conseguir rápidamente los resultados de ambas operaciones a la vez y, además, se reducen costes y el tiempo de posoperatorio.

Hay algunas veces en las que se puede combinar la realización de la liposucción y la abdominoplastia a la vez, pero otras en las que no. El cirujano será el encargado de determinar la viabilidad de esta doble intervención después de estudiar cada caso con detenimiento.

Control de peso

El objetivo principal cuando nos sometemos a una intervención de estas características es la de perder peso, vernos mejor y ganar salud. Como ya hemos indicado anteriormente, la clave para que se mantengan los resultados obtenidos con la liposucción masculina es llevar una dieta equilibrada y realizar ejercicio físico. De esta manera nos aseguraremos de que nuestro cuerpo mantenga la forma deseada.

Siempre es recomendable contar con ayuda profesional. Nadie mejor que un especialista para que nos ayude a llevar un control de nuestro peso y nos dé las pautas adecuadas para mantener la línea y/o perder peso de forma constante y progresiva. Además, con este tipo de ayuda evitaremos el temido efecto rebote, propio de ciertas dietas poco adecuadas.