La revista especializada Annals of Oncology, ha publicado un estudio que revela que una reconstrucción mamaria inmediata, tras la mutilación del pecho por cáncer, reduce de forma significativa el sufrimiento emocional de las pacientes.

Unas 8.000 mujeres padecen la extirpación de mamas por cáncer cada año en España, según los datos publicados. El 70% de ellas permanecen mutiladas, un 20-25% lleva a cabo una reconstrucción mamaria al cabo de un tiempo, y únicamente un 5-10% consigue una reconstrucción inmediata. Esta última opción es la que reduce considerablemente los problemas de ansiedad, depresión y pérdida de autoestima en las pacientes después de la operación.

Los especialistas reconocen que los trastornos psicológicos son mayores en las mujeres que no se reconstruyen la mama. El número se reduce en el caso de las mujeres que se practican la reconstrucción más adelante, y desciende mucho más en las pacientes de reconstrucción inmediata.

Un informe europeo indica que en España se practica mayoritariamente la cirugía no mutilante. No obstante, cada año se detectan unos 16.000-18.000 nuevos casos de cáncer, de los que 8.000 requieren extirpación de la mama, y por lo tanto, necesitarían una reconstrucción posterior. Teniendo en cuenta que en cerca de un 70% de los casos no se practica la operación reconstructiva, nos encontramos con que cada año se suman entre 5.000 y 6.000 nuevas mutiladas a la cifra total.

Ante estos datos, los profesionales declaran que la reconstrucción mamaria inmediata debe ser un derecho de toda mujer que pierda un pecho por causa de un cáncer. Es la mejor opción para evitar daños psicológicos, cirugías añadidas y gasto sanitario.