Algunas personas pueden notar manchas en la piel después de someterse a un tratamiento de depilación láser. Al igual que aparecen cuando se toma el sol en exceso y sin protección, también pueden deberse a la depilación láser si se ha seguido un tratamiento inadecuado.

Las manchas en la piel aparecen porque la radiación produce una sobrepigmentación.

Normalmente las manchas aparecen en la zona del labio superior (la conocida “mancha del bigote”) y en las mejillas. Y lo peor de todo es que es casi imposible eliminar este tipo de manchas.

Personas propensas a la aparición de manchas

Son muchos los factores que pueden convertir a una persona en propensa a que le aparezcan manchas en la piel.

Un factor puede ser la ingesta de determinados anticonceptivos, o de antidepresivos.

También las largas exposiciones al sol sin la protección adecuada o encontrarse en determinadas situaciones de alteración hormonal, como menoausia, embarazo, etc.

Cómo evitar las manchas en la piel

Es fundamental el seguimiento médico, desde antes de comenzar el tratamiento hasta que ha terminado. Es importante acudir a un centro médico estético con la asistencia garantizada en las que un profesional cualificado estudiará cada caso y programará el tipo de láser y la duración del tratamiento de forma que no haya ningún riesgo, incluido el de la aparición de sobrepigmentación.

Informar adecuadamente al médico acerca de los antecedentes personales, medicación que se toma o se ha tomado, enfermedades contraídas, etc., nos asegurará que el tratamiento termine sin ninguna complicación y que consiga nuestra completa satisfacción, que al fin y al cabo es lo que buscamos cuando decidimos invertir un dinero en terminar de una vez por todas con el vello.