Existen algunos medicamentos fotosensibles a la depilación láser y, aunque los más conocidos son determinados tratamientos anticancerosos o antidepresivos, existen muchos medicamentos del “día a día” que tampoco se deben ingerir justo antes de las sesiones de depilación láser.

Medicamentos fotosensibles a la depilación láser

Si la noche anterior nos dolía la cabeza y nos tomamos un calmante, posiblemente no tendremos ningún problema para comenzar con la depilación láser, pero es conveniente comentarlo con el médico, puesto que algunos de ellos pueden causar alguna reacción fototóxica.

Es una especie de alergia a la luz que podría tener como consecuencia que el cuerpo reaccionara de forma negativa hasta el láser.

Esto mismo puede ocurrir con algunos antiinflamatorios, con cierto tipo de medicamentos para el acné y con determinados antihistamínicos, además de con algunos antibióticos.

Por otro lado, los antiinflamatorios no esteroideos nos pueden provocar una reacción exagerada a la luz, o fotosensibilidad, que se verá traducido en quemaduras de mayor o menor grado. Lo mismo pasa con algunos de los tratamientos que siguen las personas diabéticas.

Además de los medicamentos fotosensibles a la depilación láser, algunos fármacos también facilitan la formación de cicatrices, y otras hacen que el vello aparezca en mayor medida y que crezca más rápido y más fuerte. Si no tienes claro qué productos de los que estás tomando o acabas de tomar pueden tener alguna contraindicación, es preferible decirlos todos y comenzar un tratamiento completamente seguro de depilación láser.

La consulta previa es fundamental

Cualquier centro depilación láser serio nos hará pasar una entrevista con un médico especializado en depilación láser. Él nos preguntará todo lo que necesita saber para asegurarse de que el tratamiento es seguro. Y uno de los temas fundamentales que se tratarán será el de los medicamentos fotosensibles o incompatibles con la depilación láser.

Un error muy común es omitir haber tomado alguna pastilla por pensar que no influirá para nada en el tratamiento.

Pero hay que hacer memoria y tomárselo en serio, puesto que algunos de ellos sí pueden hacer conveniente retrasar unos días el comienzo de las sesiones de depilación láser.