¿Cómo utilizar la medicina regenerativa en tratamientos estéticos? | IME
Seleccionar página

A continuación, ponemos en valor la importancia de la medicina regenerativa en los tratamientos estéticos, una de las tendencias más vanguardistas. Gracias a ella es posible regenerar tejidos que se han dañado como consecuencia de un traumatismo o de la vejez, e incluso crear órganos que se puedan trasplantar. Esta disciplina es una realidad en la actualidad y, aunque hoy solo repara el tejido dañado, tiene una proyección muy importante.

Las claves de la medicina regenerativa

Esta especialidad médica conlleva tres procesos fundamentalmente: reemplazo, reparación y regeneración de células, órganos y tejidos. Su objetivo es restaurar la función perdida como consecuencia del envejecimiento, una lesión o un problema congénito. Una de las claves de esta especialidad es la utilización de estrategias de reemplazo celular mediante células madre.

Cuando hablamos de reparación, estamos haciendo referencia al aumento de la capacidad del cuerpo para curarse a sí mismo. Esto es muy importante en medicina estética para conseguir el denominado rejuvenecimiento facial.

El reemplazo es el proceso de extraer los ingredientes principales para activar los factores de curación naturales. Posteriormente se aplicarán a diferentes áreas del cuerpo para reducir la inflamación o las cicatrices y que la curación sea mejor.

En última instancia, hablamos de regeneración, que consiste en entregar tipos concretos de células o productos celulares a órganos y tejidos para que se restablezca su función perdida. Esto se puede hacer mediante diferentes técnicas, entre las que se encuentra el plasma rico en plaquetas, también conocido como plasma autólogo.

Estas terapias tan novedosas prometen soluciones, al tiempo que son asequibles para el cuidado integral de los pacientes.

Aplicaciones en medicina estética

La medicina regenerativa es una técnica no quirúrgica que aprovecha ciertas sustancias del organismo para tratar diversas patologías. Se aplica desde hace unos años al campo de la medicina estética con grandes resultados.

Algunos de sus tratamientos más efectivos son los siguientes.

Tratamientos antiedad

En nuestra clínica estética de Madrid realizamos un tratamiento para el rejuvenecimiento facial denominado biorrevitalización plaquetaria, destinado a mejorar la calidad de la piel mediante la utilización de plasma rico en factores de crecimiento de los propios pacientes. Es un tratamiento totalmente personalizado en el que se usa su propia sangre para extraer tanto esos factores de crecimiento como las plaquetas. Posteriormente, por vía subcutánea se administran en pequeñas cantidades.

Para pacientes hasta los 35 años se pueden realizar un par de sesiones al año, pero en pieles maduras se puede llegar al menos a tres.

Entre los beneficios de este tratamiento hay que destacar que renueva los fibroblastos y el colágeno, por lo que la piel luce más sana y vital. Se mejora la luminosidad, el color y la textura y la piel que tenía un aspecto envejecido recupera su elasticidad, vitalidad y tersura.

tratamientos antiedad

 

Injertos capilares

El microinjerto capilar es una técnica de recuperación capilar definitiva. Gracias a ella el pelo crece fuerte, sano y con aspecto natural, ya que se trasplanta el del propio paciente. Se trata quizá de la forma más claramente visible de un procedimiento regenerativo estético.

Los injertos se extraen de la zona lateral de la cabeza o de la zona posterior, ya que están preparadas genéticamente para no sufrir alopecia. En nuestras clínicas disponemos de un equipo médico especializado y dotado del equipamiento más moderno para realizarlos.

Puede utilizarse diferentes técnicas (como la FUE o la FUSS), en función de las necesidades o preferencias de cada persona. En cualquier caso, nuestros especialistas realizarán un estudio para valorar las mejores opciones y, en función del área que haya que cubrir, la intervención podrá durar aproximadamente entre dos y cuatro horas.

El procedimiento se realiza con anestesia local y sedación. Tras terminar la intervención y limpiar la zona esta no se venda, sino que se coloca un gorro. Al cabo de un mes y medio se caerá el cabello trasplantado, y durante los siguientes tres meses nacerá de nuevo para alcanzar su nivel óptimo a los diez meses, con las mismas características que el cabello de la zona donante.

Para poder conseguir la densidad de cabello que desea el paciente es posible que tengamos que realizar estos microinjertos en más de una ocasión, aunque siempre tras haber transcurrido varios meses después del anterior.

Por lo tanto, la medicina regenerativa para tratamientos estéticos no es un futurible: se trata de una especialidad actual. Si quieres que tus próximos tratamientos cuenten con estas técnicas, contacta con nosotros para una primera consulta gratuita en la que valoraremos todo lo que podemos hacer para rejuvenecer tu aspecto.