La Mesoterapia es considerada parte de la medicina tradicional y tiene múltiples aplicaciones. Miles de especialistas la utilizan en todo el mundo.

En medicina estética los tratamientos de Mesoterapia se emplean para combatir la piel de naranja, la flacidez, la grasa localizada y para eliminar arrugas. Además proporciona otros beneficios, como la activación de la circulación sanguínea y linfática, favoreciendo la eliminación de líquidos y toxinas.

La técnica de la Mesoterapia consiste en infiltrar preparados médicos, con una aguja muy fina, en el tejido celular subcutáneo de la zona a tratar. Estos preparados contienen productos homeopáticos con extractos naturales: sustancias diuréticas y reductoras de grasa, vitaminas, minerales o aminoácidos.

Es conveniente aclarar que la Mesoterapia no es un tratamiento para adelgazar, sino que sirve para moldear la figura de forma localizada. Permite tratar áreas específicas que no se pueden reducir con otras técnicas.

La Mesoterapia se puede aplicar en cualquier parte del cuerpo, excepto en los pechos. Se puede administrar a cualquier persona sana que no tenga lesiones en la piel.

Duración del tratamiento de Mesoterapia

Los tratamientos de Mesoterapia se aplican en varias sesiones. Los resultados se consiguen de forma progresiva y son espectaculares. El número de sesiones necesarias dependerá de elementos como la edad del paciente y el estado de su piel. Lo más frecuente es realizar de 10 a 12 sesiones. Después es recomendable llevar a cabo sesiones de mantenimiento, aunque más espaciadas en el tiempo.

Para obtener los mejores resultados es muy importante mantener la constancia en la realización de las sesiones y combinar la técnica con otros tratamientos, como drenaje linfático y termosudación.