Se conoce como blefaroplastia a la operación de párpados caídos. Este problema tan habitual en la zona de los ojos tiene consecuencias tanto estéticas como en la visión, por lo que se está convirtiendo en una de las cirugías más solicitadas en los últimos años.

¿En qué consiste la operación de párpados caídos?

Muchos pacientes que quieren tratarse los párpados caídos acuden a la consulta del especialista preguntándose qué es la blefaroplastia y cómo esta puede solucionar su problema.

Una blefaroplastia es una cirugía que corrige el exceso de piel y de grasa de los párpados superiores e inferiores. Estos problemas aparecen con el paso de los años, y afectan al aspecto general del rostro, haciéndolo más envejecido y cansado.

La operación es ambulatoria y se realiza con anestesia local. En algunos pacientes se puede aplicar sedación para garantizar su relajación. Habitualmente, no supera los 30 minutos de duración. Es completamente indolora y tiene una recuperación rápida.

Realizada por un cirujano oftalmólogo, no tiene por qué implicar ningún riesgo. De hecho, muchos pacientes se interesan por cuánto cuesta una operación de párpados antes de decidirse a la intervención, pero los especialistas recomiendan valorar la experiencia y los recursos del profesional que realizará la cirugía antes que el propio precio de la blefaroplastia.

¿Por qué se forman las bolsas en los ojos?

La blefaroplastia es el remedio más efectivo para eliminar las bolsas que aparecen en los párpados superiores o inferiores de los ojos y, en algunos casos, en ambos. Muchas personas desean eliminarlas porque tienen un efecto negativo sobre la mirada, haciendo más envejecida y cansada.

Estas bolsas tienen como principal causa el envejecimiento. Los tejidos de la zona de alrededor de los ojos, que contienen la grasa, tienden a ceder con el paso de los años. Cuando son demasiado grandes, forman un pliegue que se conoce a nivel popular como ‘bolsa’.

Aunque la edad favorece la aparición progresiva de estas bolsas en los párpados, es necesario tener en cuenta que no es su única causa. La falta de sueño o un descanso inadecuado también provocan esta hinchazón en los ojos. Igualmente, el llorar de manera excesiva puede originar este mismo problema.

Asimismo, merece la pena señalar que las bolsas en los ojos también pueden ser una señal de problemas en el funcionamiento de la tiroides o los riñones.

Blefaroplastia para mejorar la calidad de visión

El antes y después de la blefaroplastia no solamente implica la solución del problema estético que implican las bolsas. Esta operación también ayuda en muchos casos a mejorar la calidad de visión del paciente.

Hay que tener en cuenta que el exceso de piel en el párpado superior puede llevar a la formación de un pliegue. Su pesadez provoca en una gran cantidad de pacientes una pérdida de la calidad de visión. Además, la piel sobrante y la grasa pueden reducir también el campo visual. Esta operación de párpados caídos permite solucionar estos problemas de manera rápida y eficaz.

¿Cómo se hace una operación de párpados caídos?

Esta intervención se puede hacer por vía externa o interna. Un pequeño corte debajo de las pestañas permite extraer las bolsas de grasa acumuladas fácilmente y dejar la piel más tersa.

Otra opción es hacer una pequeña incisión en el interior del párpado, que permite sacar la grasa a través de la mucosa interna. De esta manera, no hace falta una sutura y, además, la forma del ojo no se ve afectada.

Blefaroplastia inferior y superior

Esta operación se realiza tanto en los párpados superiores como en los inferiores. El objetivo de la blefaroplastia superior es quitar la grasa y la piel sobrante de la parte superior del ojo, fruto del paso del tiempo. De esta manera, la mirada queda más despejada y el rostro adquiere un aspecto más joven y descansado.

Con el mismo objetivo se realiza la operación en los párpados inferiores, que también puede incluir la eliminación de las bolsas de los ojos. Con esta intervención, se consigue que los ojos no se vean tan hinchados y que la piel se vea menos laxa. Esto permite lucir una mirada mucho más juvenil y fresca.

Consejos para una blefaroplastia

Aunque se trata de una operación muy sencilla, es importante tener en cuenta algunos consejos básicos que ayudan a preparar tanto la cirugía como a superar el postoperatorio.

Para empezar, es importante no tomar aspirinas ni antiinflamatorios una semana antes de la intervención.

De igual modo, es importante cuidar la piel y las pestañas. Aplicar crema hidratante y no usar ni rímel ni máscara de pestañas ayuda a que la epidermis se mantenga elástica y evita que interferencias con el láser que se aplicará.

A nivel de postoperatorio de una blefaroplastia, hay que tener especial cuidado en aplicar frío en la zona, hacer un par de días de reposo y, sobre todo, no hacer grandes esfuerzos físicos en los primeros 10 días después de la operación. Tener en cuenta estos cuidados postoperatorios de la blefaroplastia tan simples permite garantizar una recuperación sin complicaciones de esta intervención de párpados caídos.

Blefaroplastia sin cirugía

Otra opción para solucionar la grasa y la piel acumulada en los párpados es el lifting de párpados. Se trata de la infiltración en los párpados de ácido hialurónico para tensar la piel de la parte superior o las bolsas inferiores. Es un procedimiento puramente estético, que se realiza incluso sin anestesia. Por lo tanto, hay que tener en cuenta que se trata de una solución temporal, ya que no ataca directamente la causa del problema. Podría considerarse como el equivalente a un tratamiento antiarrugas, y sus efectos en la mirada no duran más de un año.

En definitiva, la operación de párpados caídos es una intervención sencilla y efectiva, pero que requiere de la intervención de un cirujano oftalmológico. Por eso, siempre es importante contar con la mayor seguridad a la hora de tomar esta decisión. Ponernos en manos profesionales de especialistas de la medicina es garantía de éxito y confianza.