La operación bikini se pone en marcha y comienzan las dietas y las cirugías para conseguir unos pechos bonitos de cara al verano. Las intervenciones quirúrgicas más solicitadas en esta época son la mamoplastia de aumento, la mastopexia y la mamoplastia de reducción, por ese orden.

Pechos bonitos a través de la cirugía

Algunas mujeres no se encuentran satisfechas con el volumen de sus mamas y otras simplemente quieren reafirmarlas. La solución es la cirugía de pecho. Estas intervenciones consiguen mejorar notablemente el aspecto de la mujer y a la vez aumentan su autoestima.

Mamoplastia de Aumento

El aumento de pecho está indicado para aquellas mujeres que quieren agrandar el tamaño de sus senos, bien porque sus pechos hayan cambiado con el tiempo, una bajada brusca de peso o un embarazo o, bien porque siempre hayan tenido un tamaño reducido y busquen lucir unos pechos bonitos más grandes.

La mamoplastia puede realizarse a través de implantes o prótesis mamarias o utilizando la propia grasa del paciente, a través de la lipotransferencia. Ambas técnicas consiguen resultados naturales.

Pero, si se prefiere, también se puede aumentar una talla de sujetador con Macrolane. Se trata de un tratamiento corporal que agranda el busto de la mujer sin pasar por quirófano.

Mastopexia

El envejecimiento de la piel, los cambios de peso, los cambios hormonales, el embarazo y posterior lactancia y la propia gravedad contribuyen a que los senos pierdan elasticidad. La mastopexia frena la flacidez de los senos y los recoloca en su posición original. Esta elevación de pecho puede realizarse con o sin prótesis.

Reducción de pecho

La mamoplastia de reducción está indicada para aquellas mujeres que tienen unos pechos muy grandes, los cuales les provocan problemas físicos o psicológicos. La mayoría de mujeres que se someten a esta intervención notan una gran mejora y solucionan su problema de una forma definitiva y duradera.

 

De manera general, todas estas intervenciones requieren anestesia general y duran entre 1 y 4 horas. Excepto en el aumento de pecho, las pacientes deben permanecer en la clínica las primeras 24 horas. Las mujeres que se sometan a una cirugía de pecho deben mantener reposo durante una semana y seguir los consejos del médico para conseguir unos pechos bonitos con la mínima cicatriz.

Someterse a una operación de pecho es una decisión importante, por lo que te recomendamos tener una cita con un cirujano profesional para poder hablar sobre las expectativas de la cirugía y acudir a un centro médico estético especializado que ofrezca las máximas medidas de seguridad.

Pedir cita en Instituto Médico Estético