La primavera, la sangre altera. Comienza el buen tiempo, se abren las terrazas y se entierran los abrigos. Los cuerpos de hombres y mujeres pasan de los rigores de haber estado invernando a la libertad de lucirse en las calles. Empiezan las dietas de ‘operación bikini’ en la cuenta atrás para el verano. Y con el mismo fin, aumentan las cirugías. De las intervenciones quirúrgicas más solicitadas, siguen siendo la Mamoplastia y la Mastopexia para mejorar el pecho. Pero sea cual sea la razón, es la época perfecta para la puesta a punto.

Algunas mujeres no se encuentran satisfechas con el volumen de sus mamas y otras simplemente quieren reafirmarlas. La opción es la cirugía de Aumento de pecho, de Reducción o de Elevación. Es una decisión importante, pero si se habla con un cirujano profesional sobre las expectativas y se acude a un centro médico estético especializado que ofrezca las máximas medidas de seguridad, los resultados son muy satisfactorios. Estas intervenciones consiguen mejorar notablemente el aspecto de la mujer y a la vez crece su salud y su autoestima.

Tipos de cirugía estética de pecho

Tras cambios de peso, un embarazo, el paso de la edad o algún tipo de enfermedad, el tamaño y la forma de los senos de las mujeres se transforma. El pecho pierde su volumen natural. Los implantes mamarios de calidad pueden corregirlo a través de la Mamoplastia de Aumento o Aumento de Pecho. Es la cirugía con más grado de satisfacción por parte de los pacientes ya que mejora su tamaño y apariencia, obteniendo unos senos más firmes y completamente naturales al tacto.

Nuevamente el envejecimiento, los cambios de peso y hormonales, el proceso del embarazo y la lactancia, y la propia gravedad, propician el cambio en el aspecto del pecho. Todos estos factores contribuyen a su flacidez y los senos pierden elasticidad. Lo ideal para recolocar los pechos femeninos en su posición original es la Mastopexia o elevación de los pechos, con o sin prótesis, según las recomendaciones del experto.

Si, por el contrario, el caso es que se tiene unos pechos grandes, es decir, más de lo normal, por los que se sufren problemas físicos y, en muchas ocasiones, provocan también psicológicos, lo mejor es someterse a una Mamoplastia de Reducción de mamas. La mayoría de mujeres que se someten a esta intervención notan una gran mejora y solucionan su problema de una forma definitiva y duradera.

Intervención

Para todas estas intervenciones quirúrgicas requieren de anestesia general. La operación dura entre una y cuatro horas y, tras ésta, el paciente debe permanecer en la clínica 24 horas, excepto para el Aumento de Pecho. Al igual que tiene que seguir los consejos del médico e intentar reposar cerca de una semana. El objetivo de los profesionales va a ser siempre conseguir una forma y volumen de los pechos adecuados y hacerlo con la mínima cicatriz posible.

Fuente: Agencias y Medios Especializados