Según el estudio de Corporación Capilar, existen diferentes tipos de perfiles de pacientes de depilación láser. Es importante destacar que la balanza cada vez se ha equilibrado más respecto al sexo de los pacientes. Actualmente se depilan tanto mujeres como hombres casi por igual.

Depilación para hombres

En el caso de los hombres, en especial se distinguen dos grupos; el perfil de hombre menor de 35 años que se depila el cuerpo entero con carácter estético y para el ejercicio físico. Espalda, Tórax, abdomen, axilas, ingles, brazos y piernas son por ese orden las zonas más demandadas por este perfil y cada vez en aumento la zona intima.

Por otro lado los hombres mayores de 40 años recurren a la depilación láser por motivos más variados como la salud y la estética. Hombros, tórax, espalda y nuca son las zonas más demandadas en este perfil más tradicional.

Depilación en la mujer

En el caso de las mujeres, el vello facial (labio superior, mentón y patillas), las axilas y las ingles son las zonas más solicitadas para la depilación. En segundo lugar se encuentran las extremidades y las mujeres menores de 35 años cada vez demandan más la zona intima integral.

Cuando las mujeres se acercan a la menopausia se produce muchas veces un aumento en el vello facial lo que produce un aumento de pacientes en torno a los 50 años.

Depilación láser en ingles y en cuerpo completo

El análisis de los últimos tratamientos de depilación realizados por la clínica en 2013 destaca el aumento un 82% de Depilación Láser Íntima, tanto masculinas como femeninas, y la depilación de cuerpo completo o integral, en este caso para pacientes que practican mucho deporte.

Los divorciados también son un grupo que cada vez más se decanta por renovar su vello cuando pasan a un nuevo estado de soltería. Muchas mujeres demandan la depilación intima integral y los hombres, la depilación del cuerpo completo quizás para tener nuevas experiencias con sus nuevas parejas.

Del informe se desprende un dato llamativo y es que hay que destacar que el hombre acusa más el dolor que la mujer.