Conseguir una piel tersa en unos minutos es el resultado de un tratamiento cada vez más conocido: la radiofrecuencia. Significativos estudios demuestran que es una de las técnicas no quirúrgicas más efectivas.

Cerca del 70% de los pacientes que se han realizado un tratamiento de radiofrecuencia en su rostro o en el cuerpo consiguen una gran mejoría en muy poco tiempo, obteniendo una piel firme desde la primera sesión y de manera duradera a largo plazo.

¿Qué es la radiofrecuencia?

La radiofrecuencia es un tratamiento médico-estético que produce un efecto tensor en la piel y combate los signos de envejecimiento, la flacidez y la celulitis. Consiste en aplicar ondas electromagnéticas de alta frecuencia sobre la piel. Es un procedimiento indoloro.

Los efectos se notan habitualmente a partir del mes de tratamiento y van mejorando progresivamente, aunque es cierto que desde la primera sesión ya puedes apreciar un «efecto flash» y una piel tersa. Se recomienda repetir la sesión a los 15 días y las siguientes una vez al mes (de media, en torno a 6). Aunque el médico especializado será el encargado de determinar el número y la frecuencia de las mismas, ya que depende de cada persona, al igual que la duración de la aplicación del tratamiento, que puede rondar entre una o dos horas, según el estado de la piel del paciente y de la zona a tratar.

La radiofrecuencia es aplicable en cualquier tipo de pieles y de cualquier color. Puedes tratarte la cara, el cuello y cualquier zona del cuerpo con la que no estés a gusto. Cuanto mejor sea su calidad y más colágeno tenga, mejores resultados se obtendrán. Aunque su uso no está recomendado en mujeres embarazadas o en periodo de lactancia.

Beneficios de la radiofrecuencia

La radiofrecuencia corporal y facial corrige la textura de la piel, la flacidez y el volumen, y activa a su vez la circulación de la zona, el sistema linfático, el arteriovenoso, el drenaje linfático y la vascularización. El resultado es una piel tersa y firme.

El tratamiento permite atravesar la dermis sin dañarla y acceder a las capas mas profundas de la piel consiguiendo un efecto joven, de forma inocua y segura, siempre que se acuda a una clínica estética especializada, produciendo un leve enrojecimiento de la zona tratada como mucho. Tras la aplicación, se puede reanudar la vida cotidiana sin problemas.

La radiofrecuencia, tanto facial como corporal, puede ser combinada con otros tratamientos para obtener unos resultados más efectivos, como el láser, IPL o mesoterapia, y hoy en día los centros experimentados ofrecen multitud de ofertas. Déjate aconsejar por el técnico sanitario.

¿Cómo conseguir una piel tersa con ayuda de la medicina estética?

Si rondas los 30 años, puedes prevenir el envejecimiento de la piel con la medicina estética. Para saber qué tratamiento facial o corporal es mejor para ti, nuestro equipo médico evaluará tu piel y tus necesidades para encontrar la mejor opción.