El plasma facial ha suscitado mucho interés entre los posibles usuarios de la cirugía estética y reparadora de zonas internas o externas de nuestro cuerpo dañadas por golpes, desgarros, quemaduras y lesiones. De hecho, el PRP en general es ideal para aliviar cualquier tipo de lesión, incluidas las de tendones y ligamentos tan frecuentes en deportistas. Nadal es un ejemplo. El PRP, además, ha abierto nuevas perspectivas las técnicas de rejuvenecimiento facial.

¿Qué es el plasma facial?

Y te preguntarás, pero, ¿qué significa PRP? El PRP son las iniciales en español con las que se conoce al Plasma Rico en Factores de Crecimiento. El plasma facial es uno de los tratamientos más innovadores de rejuvenecimiento facial. Sus resultados son impresionantes. Aporta luminosidad a la piel, mejora su aspecto y aumenta su firmeza. Estimula las células de la piel de la cara, suavizando las arrugas.

Las plaquetas tienen un efecto reparador gracias al cual se rejuvenece la piel. Esto se produce al liberarse los factores de crecimiento, los cuales estimulan la regeneración celular y producen un tejido nuevo.

Tratamientos con plasma facial

El Plasma Facial Rico en Factores de Crecimiento es una nueva técnica aportada por la investigación biomédica que ha revolucionado y mejorado, sorprendentemente, los resultados, el tiempo y la calidad de los tratamientos.  Y no sólo eso, sino que también ha supuesto un gran paso en la cicatrización, las perspectivas de futuro y la recuperación de nuestros pacientes. Haciendo mención especial a aquellos que vienen buscando diez años menos en su tratamiento de rejuvenecimiento facial.

La Biorevitalización Facial es el tratamiento que utiliza este plasma rico en factores de crecimiento para mejorar la calidad y luminosidad de la piel del paciente. La piel envejecida recupera su vitalidad tras el plasma facial.

El PRP en la rinoplastia, la otoplastia y los injertos

Esta revolucionaria innovación es igualmente efectiva en las zonas blandas como en las duras, y también tiene resultados sorprendentes en el sistema vascular de nuestro organismo. Y hacemos esta aclaración porque nos ha llegado el interés especial de muchos de nuestros pacientes por saber si también era útil en intervenciones como la otoplastia, la rinoplastia, los injertos capilares y los tratamientos capilares para afecciones relacionadas con la caída del cabello.

Para los más curiosos aclaramos que aunque los factores de crecimiento están por naturaleza en el organismo de todos los seres vivos -por eso todos crecen y se degeneran- la nueva técnica PRP ha permitido a nuestros facultativos utilizar factores de crecimiento y regeneración extras que hace sólo unos años hubieran sido imposibles y por tanto milagrosos.

Porque esta regeneración extra utiliza el plasma de la sangre del paciente,  previamente extraída y tratada en nuestros laboratorios, para conseguir la disminución de los post-operatorios, del dolor y de otros efectos adversos en cualquier intervención médica o quirúrgica realizada en nuestros centros.

Un rayo de luz para muchas personas

Y algo muy importante, el PRP es un rayo de luz para aquellos pacientes de difícil cicatrización como diabéticos, alcohólicos o que estén utilizando tratamientos de ciertas enfermedades que antes dificultaban  las prácticas de la medicina estética, de la cirugía estética y de la cirugía plástica.

Fuente: Agencias y Medios Especializados.