Todo lo que necesitamos saber para tratar y prevenir las varices | IME
Seleccionar página

Las varices son uno de los problemas estéticos más importantes, porque si no les prestamos la atención que merecen cuando comienzan a aparecer, se pueden transformar en un grave problema de salud cardiovascular.

Varices: ¿qué son y por qué aparecen?

Denominamos así a la inflamación de las venas que son visibles normalmente en las piernas debido a que tienen un color azulado. Se forman por el debilitamiento de las paredes de las venas junto con la acción de la gravedad.

La sangre circula por todo el organismo en dos sentidos, desde los tejidos y órganos hacia el corazón y viceversa. Este movimiento lo realiza gracias a los impulsos de los latidos del propio corazón, por tanto, cuando sale de él es más sencillo que cuando retorna.

Si el aparato circulatorio funciona con normalidad, las arterias llevan la sangre y las venas se encargan del retorno. Si este retorno no se produce correctamente, la sangre se estanca en las venas, lo que producirá que estas se dilaten formando lo que denominamos varices.

Las causas más habituales que podemos identificar para su aparición son permanecer de pie y en estático durante períodos largos, herencia genética, consumir de forma habitual hormonas o anticonceptivos orales o el embarazo.

Las venas trabajan en contra de la gravedad para retornar la sangre al corazón y se apoyan en pequeñas contracciones musculares de la parte inferior de las piernas. A medida que la sangre fluye hacia él, se impide que regrese con el cierre de unas válvulas, pero si estas están dañadas, la sangre podría retroceder y acumularse en las venas. Esto provocaría que las venas se torciesen o estirasen.

Principales riesgos y razones para eliminarlas

Existen diferentes factores que pueden aumentar el riesgo de desarrollar varices y que citamos a continuación:

Obesidad. Las personas con esta condición tienen un mayor riesgo de padecer varices porque tienen más riego sanguíneo presionando las venas.

Sexo. Se estima que las hormonas hacen que las mujeres tengan un mayor riesgo de padecerlas.

Edad. Las personas mayores tienen tanto las válvulas como las paredes más debilitadas, lo que favorece la aparición de varices.

Embarazo. Los cambios hormonales, el aumento de peso y el mayor volumen de sangre pueden agrandar las venas de las piernas de la futura mamá.

Estar de pie o sentado durante largos períodos. La sangre no circula bien si permanecemos muchas horas en la misma posición.

Anticonceptivos hormonales. Provocan una mayor retención de líquidos y esto puede favorecer las varices.

Antecedentes familiares. Tendremos más probabilidades de padecerlas si tenemos algún precedente en la familia.

Las varices que tengan un diámetro superior a 8 milímetros pueden suponer un importante problema circulatorio como consecuencia de un fallo en el sistema valvular de las venas. Esto, a lo largo del tiempo, puede producir la inversión del flujo sanguíneo en una vena, lo que derivará en una ramificación y dilatación de la misma junto con la aparición de nuevas varices de un tamaño considerable.

La presión de las venas es mayor cuanto más cerca del tobillo estén, por este motivo esta zona es donde se comienzan a apreciar los primeros fallos venosos. Mientras no se realizan los tratamientos adecuados, se puede provocar una lesión crónica asociada a otras complicaciones.

varices piernas

Tratamientos para las varices

Existen principalmente tres tratamientos para las varices que, en muchas ocasiones, se suelen utilizar de forma complementaria. Estos tratamientos los realizamos en nuestra clínica estética de Barcelona, son muy sencillos, no invasivos y no requieren de anestesia o cirugía. Permiten que el paciente se reincorpore a su vida normal tras las sesiones y no provocan cicatrices.

Escleroterapia

Este tratamiento consiste en la aplicación sobre la variz  de una sustancia esclerosante mediante una inyección. Dicha sustancia anula la variz hasta que desaparece por completo. Es un tratamiento ideal para arañas vasculares o varices pequeñas. No requiere reposo ni deja cicatrices, aunque para aplicarlo se suele utilizar anestesia local.

Fotoesclerosis

El láser es una tecnología que tiene diferentes usos. Se puede aplicar para tratar las arañas vasculares o pequeñas varices obteniendo buenos resultados para varices de hasta 4 milímetros. El haz de luz penetra en la superficie de la piel, sin dañarla, y actúa sobre la vena para coagularla. El cuerpo lo reabsorberá al poco tiempo y la variz desaparecerá.

Es un tratamiento prácticamente indoloro, aunque se puede utilizar una crema anestésica media hora antes de la sesión en las zonas más delicadas. El intervalo entre sesiones será mínimo de un mes y el número de las mismas dependerá de cada persona.

Presoterapia

La presoterapia es muy beneficiosa en personas con varices, ya que ayuda a eliminar la retención de líquidos y facilita el movimiento de las grasas. Es un tratamiento en el que se controla la compresión, no es invasivo y proporciona descanso y alivio.

Pautas para prevenir su aparición

Algunos de los factores que pueden predisponernos a las varices son inevitables, pero con determinados hábitos en nuestro día a día podemos prevenir otros. Algunos de los consejos que podemos ofrecer para prevenir las varices son:

Evitar la exposición solar de manera prolongada, el sobrepeso, fumar o los ambientes muy calurosos.

No utilizar ropa ajustada que pueda dificultar el retorno venoso en las extremidades.

Utilizar medias de compresión si vamos a estar durante mucho tiempo sentados o de pie.

– Mantener las piernas elevadas por la noche.

Pasear un ritmo ligero al menos una hora al día.

– Estar bien hidratados.

En definitiva, con estos consejos es posible prevenir la aparición de varices por vez primera o tras algún tratamiento. Contacta con nosotros para una consulta gratuita en la que valoraremos el estado de tus varices y el tratamiento más adecuado.