Todo sobre el PRP facial: Para qué sirve, sesiones necesarias...
Seleccionar página

Si hay un tratamiento de rejuvenecimiento facial médico estético revolucionario en estos momentos es el PRP facial, un procedimiento en el que se emplea plasma rico en plaquetas. Mejorar el aspecto de la piel, retomar la firmeza y ganar luminosidad son los tres objetivos de cualquier tratamiento antiaging que, en este caso, se consiguen de una manera efectiva y notable.

La estimulación celular es, en resumidas cuentas, el efecto de este tratamiento y la causa de un rejuvenecimiento intenso. Una técnica novedosa, innovadora y carente de riesgos. ¿Se puede pedir más? La estimulación de los fibroblastos y de la elastina es uno de los motivos de los inusuales efectos de este tratamiento facial.

PRP facial o el tratamiento de plasma rico en plaquetas indispensable

Basándonos en el hecho de que las plaquetas consiguen liberar lo que se denomina como los factores de crecimiento -los estimuladores de la regeneración celular-, el PRP facial consigue a través de esas plaquetas la formación de nuevo tejido. La reparación del tejido dañado es un hecho con este tratamiento de plasma dirigido al rejuvenecimiento facial.

Con todos estos beneficios en la mano, hay que sumar el hecho de que este tratamiento cuenta con otra excelencia: su inocuidad. Al ser un tratamiento en definitiva natural, pues emplea proteínas de nuestro propio cuerpo, hace que sea adecuado en todos los casos. No produce efectos secundarios ni alergias en caso alguno.

Casos que se pueden beneficiar del plasma rico en plaquetas

Aunque este tratamiento está indicado para el rejuvenecimiento facial y, de hecho este es el motivo por el que más se demanda, la regeneración a través de los factores de crecimiento es un tratamiento indicado también para la regeneración de los tejidos en caso de quemaduras, estrías, acné o cicatrices. Así como para corregir lesiones y ayudar a detener la caída y regenerar el cabello.

Los resultados de la regeneración de los tejidos son óptimos en estos casos. Un hecho que hace que cada día sean más los que demandan este tratamiento en nuestras clínicas de medicina estética. Una demanda que va más allá de los fines estéticos en muchos casos.

¿En qué consiste este tratamiento?

Además de la efectividad o la carencia de efectos secundarios, el cómo es uno de los temas en que se centran la mayoría de preguntas. Lo primero que se debe saber es que este procedimiento se realiza en consulta de manera ambulatoria.

Una vez valorado al paciente se realiza una simple extracción de sangre. De dicha sangre extraída se extraerá a su vez el plasma rico en plaquetas, previamente centrifugado y activado. Gracias a unas agujas muy finas y con la misma técnica de la mesoterapia, este plasma se irá aplicando en la zona del cuerpo del paciente a tratar.

El PRP se obtiene a partir de una técnica de centrifugado a 2800-3100 revoluciones por minuto durante diez minutos. Un centrifugado previo a la muestra que finalmente será inyectada a nivel intradérmico mediante esas pequeñas inyecciones en la epidermis. Inyecciones que potencian la multiplicación de las células sanas.

El PRP se aplica a través de sesiones. En este sentido el número dependerá de cada paciente y tendrá que ser determinado por el facultativo. Normalmente suelen ser tres o cuatro sesiones. Tras esta serie, el tratamiento consistiría en una sesión cada seis o doce meses, dependiendo de nuevo del caso y del estado del paciente.

Los resultados del tratamiento de plasma

En relación con las sesiones, y aunque el tratamiento es muy efectivo, no hay que esperar un resultado instantáneo. Este se observa con el paso de los días. Normalmente, antes del primer mes, el rejuvenecimiento es más que evidente.

En definitiva, el PRP, además de facial, también puede aplicarse en cuello y escote, manos, estrías y cicatrices. Además, el PRP se puede emplear contra la alopecia y como tratamiento antimanchas. Una versatilidad que casa con los nulos efectos secundarios.

Asimismo, este método no cuenta con contraindicaciones, salvo una: los casos de acné severo, siempre y cuando este esté siendo tratado con algún tratamiento médico. En este caso, lo que se recomienda es que sea consultado con el médico. Será este el encargado de valorar en cada caso la idoneidad del tratamiento o todo lo contrario.

Si queremos pensar en un tratamiento de rejuvenecimiento con resultados óptimos y duraderos, está claro que el PRP facial debe estar entre los tratamientos a tener en cuenta. La innovación, la tecnología y la salud al alcance de nuestra cara.