La radiofrecuencia es la última novedad en tratamientos contra la flacidez de la piel, gracias a que produce una activación del colágeno propio y producción de nuevo por lo que se consigue una piel más tersa forma rápida e inocua.

Emite ondas eléctricas que estimulan el drenaje linfático e impulsan la circulación eliminando líquidos y toxinas, con lo que se consigue un efecto lifting, también está indicado para mejorar las marcas de cicatrices y acné.