Todo lo que debes saber sobre la reducción del pecho masculino
Seleccionar página

La reducción del pecho masculino cada vez es más demandada entre aquellos pacientes que padecen lo que se conoce como ginecomastia. Esta patología conlleva un aumento de la mama o el tejido mamario en los hombres, y entre un 40 % y un 60 % de la población masculina se ve afectada por ella: muchos desean eliminar la grasa pectoral.

Existen diversos factores que pueden potenciar el aumento de uno o dos pectorales en el hombre. Pero, en la mayoría de los casos, la situación provoca una profunda sensación de baja autoestima en el paciente. Esta circunstancia suele ir acompañada de timidez y vergüenza a mostrar el cuerpo en público o a llevar prendas que puedan marcar el pecho.

¿En qué consiste la reducción del pecho masculino?

Si el hombre se ve afectado por un crecimiento anómalo de sus senos, acudir a una clínica estética de reconocido prestigio resolverá todas sus dudas y le ayudará, a través de su cuadro de profesionales, a comprender qué le está ocurriendo.

La ginecomastia se refiere a un crecimiento anómalo de los pechos del hombre. Puede ser unilateral o bilateral. En el primero de los casos hay una falta de simetría entre ambos pechos, con uno más desarrollado que otro. La última opción, por el contrario, afectaría a las dos mamas.

Es normal que los bebés y los adolescentes presenten cierto grado de ginecomastia que, en la mayoría de los casos, desaparece con el tiempo. Sin embargo, un porcentaje elevado continúa con un problema que puede deberse a numerosas causas.

Cabe distinguir entre ginecomastia y lipomastia. La primera patología concurre al aumentar el tamaño de la glándula mamaria. En el segundo caso, nos referimos a una acumulación de tejido adiposo en esa zona.

Motivos por los que hacerse una reducción del pecho masculino

Son varios los motivos que llevan a los pacientes a desear una reducción del pecho masculino. Pero antes deben someterse a un juicio clínico que valore cuáles son las razones que han propiciado el aumento mamario.

Cualquier cirujano analizará todas las cuestiones necesarias y previas a una cirugía estética masculina y también aconsejará si esta es necesaria o, por el contrario, eliminar la grasa corporal del hombre puede llevarse a cabo sin intervención quirúrgica.

Todo va a depender, efectivamente, de las causas que motiven el desarrollo anómalo de los pectorales del paciente.

Cambios hormonales

Mujeres y hombres dependemos de la testosterona y los estrógenos para mantener las características sexuales que nos diferencian. El trabajo de estas hormonas resulta fundamental para que resalten los rasgos masculinos y femeninos.

Así, la primera es responsable de cuestiones como el crecimiento del vello o el aumento de la masa muscular. En cambio, la segunda, se encarga del desarrollo de los senos. Cuando la cota de estrógenos en un hombre es demasiado elevada o está desequilibrada con respecto a la cantidad de testosterona se puede producir la ginecomastia.

Ginecomastia en bebés

Más del 50 % de los varones nacen con dilatación de glándulas mamarias. Es debido a la acción de los estrógenos de la madre. Pero, por lo general, en dos o tres semanas la inflamación de los tejidos del pecho desaparece.

Ginecomastia en la pubertad

La revolución hormonal a la que se ve sometido el cuerpo de un adolescente propicia, también, esa inflamación pectoral. Lo normal es que la situación vuelva a la normalidad en un plazo de entre medio año a dos años.

Ginecomastia en varones adultos

Esta patología vuelve a ser prevalente en los hombres de entre 40 y 70 años. Afecta al 25 % de la población masculina de ese tramo de edad.

Uso de medicinas y drogas

Ciertos medicamentos y sustancias provocan, como efecto secundario, la inflamación del tejido mamario. Entre el listado de medicinas y drogas que potencian la aparición de la ginecomastia se encuentran:

  • Antiandrógenos para problemas de próstata.
  • Esteroides anabólicos y andrógenos.
  • Tratamientos para el VIH.
  • Ansiolíticos y antidepresivos.
  • Algunos antibióticos.
  • Quimioterapia.
  • Medicamentos para problemas cardíacos.
  • Alcohol.
  • Anfetaminas, marihuana, heroína y metadona.

Enfermedades

Muchos pacientes desean someterse a una reducción de pecho masculino tras haber pasado por ciertas afecciones. Algunas enfermedades cursan con el aumento del tamaño de las mamas del hombre:

  • Hipogonadismo.
  • Edad avanzada y sobrepeso.
  • Tumores.
  • Hipertiroidismo.
  • Insuficiencia renal.
  • Insuficiencia hepática.
  • Cirrosis.
  • Desnutrición.

La cirugía estética masculina para reducción de pecho

Antes de someterse a una reducción o a la eliminación de la grasa pectoral, lo que se conoce como reducción de pecho masculino, debe pasarse por una primera consulta de valoración. Será el cirujano quien evalúe las mamas y el estado de salud del paciente, con todo tipo de pruebas complementarias.

Es el momento de preguntar todas las dudas sobre la reducción del pecho masculino, cómo serán la intervención y la recuperación y cuál será el resultado final. Se debe tener en cuenta que la afección se encuadrará en tres grados diferenciados.

Grados de ginecomastia

Grado 1

Apenas se percibe un poco de crecimiento en los pezones y no se distingue un exceso de piel. En este estadio resulta muy fácil separar el tejido glandular.

Grado 2

El desarrollo es moderado y es posible que vaya acompañado de cierto cúmulo adiposo en la zona del pecho.

Grado 3

La anomalía es de tipo severo. Existe gran cantidad de grasa y tejido mamario, con un notable nivel cuantitativo de flacidez.

¿Cómo es la cirugía?

El objetivo principal de este tipo de cirugía estética masculina será conseguir la restauración del perímetro de la mama, devolviéndole su aspecto varonil gracias a las correcciones que se realicen en las irregularidades de la mama, el pezón y la areola.

El cirujano jugará con varias opciones, según el perfil de la hipertrofia mamaria: liposucción, extirpación del tejido o una combinación de ambas técnicas.

Tras la intervención, el médico aconsejará al paciente que lleve una especie de faja elástica. Esta mantendrá la zona comprimida y ayudará a la recuperación. Deberá llevarla entre tres y seis semanas.

Tras la reducción de pecho masculino, el paciente podrá retomar su trabajo y vida habitual (evitando esfuerzos) en tan solo una semana.

Confianza en los profesionales

Cuando vamos a pasar por el quirófano, siempre es deseable hacerlo desde la confianza y la tranquilidad. Para ello, es necesario tener la certeza de que quienes nos tratan son profesionales y personal sanitario con la debida cualificación y experiencia.

En Instituto Médico Estético, contaremos con la mejor supervisión médica y todos los sellos de organismos de calidad que necesitamos para saber que estamos en las mejores manos.