La cirugía de rejuvenecimiento íntimo mejora notablemente tanto la apariencia como la salud del pubis. Gracias a ella, las pacientes se encuentran muy satisfechas, ya que existen cirugías adaptadas a su problema o deseo.

Rejuvenecimiento íntimo: ¿Qué es?

El rejuvenecimiento íntimo es el procedimiento mediante el cual se consigue mejorar el aspecto visual de la vagina. Hay diferentes operaciones de rejuvenecimiento íntimo como la vaginoplastia, la labioplastia o ninfoplastia, la lipoescultura púbica, la himenoplastia, la reconstrucción de clítoris o el microinjerto de vello púbico. En función de lo que se desee mejorar, optaremos por una operación u otra.

Además del aspecto visual, estas cirugías íntimas solucionan problemas como el vaginismo, la incontinencia urinaria o los que afectan a las relaciones sexuales.

La intervención dura de media menos de una hora y los resultados se aprecian de forma inmediata, pudiendo volver a la vida normal el mismo día de la operación. Simplemente se debe estar durante una semana en reposo relativo. Y tras haber modelado y rejuvenecido los órganos sexuales, la mayoría de las mujeres vuelven a la consulta clínica agradecidas y asegurando que la operación les ha cambiado la vida, sin sufrir molestias al vestir prendas ajustadas, molestias a la hora de mantener relaciones sexuales o incluso practicar ciertos deportes, con una mejor apariencia genital y una mayor autoestima.

Tipos de rejuvenecimiento íntimo

Existen diferentes tipos de cirugía íntima.

Vaginoplastia

La vaginoplastia consiste en la ampliación o reducción del tamaño de la vagina, mediante la reconstrucción de las paredes vaginales. Se trata de una cirugía interna con el que se le da una nueva forma o tamaño a nuestra zona íntima. Con esta operación, la vagina recupera su firmeza y fuerza.

Esta operación de rejuvenecimiento vaginal puede ayudar a muchas mujeres a tratar sus problemas de incontinencia urinaria, colocando una malla antiincontinencia durante la intervención.

Labioplastia

La labioplastia, también llamada ninfoplastia, está indicada para aquellos casos de reducción o agrandamiento de los labios menores de la zona íntima. El crecimiento exagerado de los labios dificulta en muchas ocasiones las relaciones sexuales. También provoca problemas de higiene vaginal e incomodidad o dolor a la hora de practicar deporte. Por ello, la labioplastia se convierte en una gran solución para muchas mujeres.

Lipoescultura púbica

También llamada Liposucción del Monte Venus, la lipoescultura púbica es ideal para las personas que sufren un exceso de grasa en el pubis. Esta grasa se debe a varios motivos relacionados con la obesidad y el envejecimiento. Así, para reducir la cantidad de grasa, muchas mujeres recurren a esta cirugía íntima.

Se trata de un proceso rápido que requiere anestesia local. La recuperación es corta, pero, mientras dura, la paciente debe llevar una faja que contribuye a moldear la zona.

Lifting púbico

Esta operación de rejuvenecimiento íntimo es perfecta para aquellas mujeres que tienen un descolgamiento en la piel del pubis. A través de una mínima incisión, se corrige la caída de la piel y se elimina la piel sobrante, mejorando el aspecto visual. Lo que consigue esta cirugía íntima es tensar la piel de la zona íntima.

Himenoplastia

La himenoplastia consiste en la reconstrucción del himen. En esta operación, que dura menos de 90 minutos, se unen los dos lados del epitelio vaginal, que es la mucosa que recubre las paredes vaginales. Se trata de una cirugía menor que presenta un sangrado mínimo, unas molestias locales y un tiempo de cicatrización de poco más de un mes. Durante este proceso, la paciente no debe mantener relaciones sexuales ni introducir en su vagina tampones.

Microinjerto de vello púbico

Consiste en extraer el pelo (normalmente de la zona de la nuca) y trasplantarlo a nuestra zona íntima. Muchas mujeres deciden hacerse un microinjerto de pelo púbico por razones culturales o por la pérdida de vello debido a la menopausia, a tratamientos médicos o a cambios hormonales. La recuperación de esta operación de rejuvenecimiento íntimo es rápida. En apenas un par de días, la paciente podrá volver a hacer su vida con normalidad, aunque tendrá que cuidar su higiene íntima y tomar los medicamentos que le hayan sido recetados.

Reconstrucción del clítoris

La reconstrucción del clítoris es una de las cirugías más complejas que existen cuyo fin se aleja de lo puramente estético. Está indicado para mujeres mutiladas, las cuales pueden recuperar su capacidad sensitiva y la satisfacción sexual.

 

Todas estas operaciones se adaptan a las características particulares de cada paciente y son las intervenciones más comunes, debido a que la cirugía íntima va en alza. El cirujano aconsejará cual es la más adecuada para cada caso en concreto.

El boom del rejuvenecimiento íntimo

Sin duda, la cirugía íntima va en alza. Este tipo de operaciones estéticas no ha parado de aumentar en la última década, con un especial repunte en los últimos tres años debido al perfeccionamiento de las técnicas quirúrgicas y a un mayor conocimiento por lo que respecta a la posibilidad de remodelar el aspecto de la zona íntima tanto masculina como femenina. Además, la moderación de los precios ha contribuido a hacer más asequible la operación para todo aquel que lo desee.

Pero no debemos olvidar que las intervenciones genitales ya existían desde 300 años a.C., cuando los hombres griegos querían recuperar sus miembros circuncidados. La religión y los tabúes en torno al sexo frenaron el desarrollo de estas operaciones, que ahora han vuelto a aflorar gracias a la estética y a los avances médicos. Las mujeres se deciden más que los hombres, en parte, debido a la liberación social de la mujer y a la moda de la depilación integral del pubis.