A la hora de valorar hacernos unos retoques estéticos, una de las primeras preguntas que pueden surgir es la de si existe una época más favorable para someterse a ellos. El calor del verano, el frío del invierno… son factores que pueden afectar nuestra recuperación. Por este motivo, ¿debemos aprovechar la estación del año para vernos mejor?

Buscar el momento ideal para pasar por el quirófano puede depender de algunos factores que pueden facilitar nuestro posoperatorio. Y es que el frío puede ser nuestro gran aliado para volver a la rutina lo antes y de la mejor forma posible.

Las bajas temperaturas y el quirófano

Aprovechar el frío para la cirugía plástica puede ser muy beneficioso por algunos motivos. La naturaleza del invierno puede jugar a nuestro favor durante nuestro posoperatorio por los siguientes motivos:

  • El frío típico de esta época es muy beneficioso para los días después de unos retoques estéticos, ya que actúa acelerando la cicatrización de las heridas e incisiones que nos hayan podido hacer.
  • Con las bajas temperaturas, solemos llevar ropa que nos cubre todo el cuerpo, lo cual es más fácil protegernos de la incidencia directa del sol y de las marcas que este pueda dejar durante el proceso de cicatrización.
  • Además, el calor dificulta el posoperatorio de los retoques estéticos, entre otras razones, por las inflamaciones.

Por estas razones, podemos aprovechar las ventajas cuando el mercurio marca valores bajos.

¿Cuáles son las mejores operaciones estéticas para el frío?

Las operaciones de cirugía plástica corporal suelen estar indicadas para estos primeros meses del año, ya que nos aseguraremos de evitar el calor y sus indeseables efectos.

Y es que las altas temperaturas facilitan la aparición del sudor, el cual puede llevar a infectar las cicatrices si no se tiene el debido cuidado.

Además, y también para las liposucciones, el frío permite llevar ropa especial y terapéutica sin que se aprecie. El uso de fajas o sostenes especiales no será un problema, puesto que no se apreciarán bajo la ropa de abrigo. Es por esto que, en el caso de intervenciones como el aumento de pecho, la reducción de senos o la elevación de pecho, lo normal es que se haga en esta época, ya que será más cómodo.

También, las liposucciones en las clínicas de Instituto Médico Estético de Barcelona, Madrid o Sevilla son una de las intervenciones más demandadas en estos meses del año.

¿Y las cirugías faciales?

Para aquellos retoques que tengan lugar en nuestro rostro, la situación es muy parecida a de la cirugía corporal. La cara, al estar descubierta, es una de las partes de nuestro cuerpo que más expuesta está a amenazas externas.

Por ello, aprovechar el invierno para realizarse un tratamiento facial puede ser muy buena idea, ya que podemos limitar la luz solar que recibiremos directamente. Así, no correremos el riesgo de que nos quede marca de pigmentación en las posibles incisiones que nos hayan hecho.

De esta forma, cirugías como la blefaroplastia, la rinoplastia, o incluso la otoplastia son intervenciones que podremos llevar a cabo sin problema durante los meses de frío.

Y el verano, la mejor época para mostrar tus retoques estéticos

Además, si llevamos a cabo nuestros procedimientos estéticos en los primeros meses del año, conseguiremos estar radiantes para el verano, la estación en la que más podemos lucirnos.

Lo habitual es que este tipo de intervenciones estéticas tarden un poco en curar, por lo que, con estos meses de margen hasta la llegada de la época estival, nos aseguraremos de estar perfectos para los días de playa y piscina.

Ahora que sabemos cuál es la mejor época del año para hacerse algunos retoques estéticos, el siguiente paso es decidir dónde. Es importante, a la hora de tomar una decisión así, contar en todo momento con un experto que nos asesore y nos guíe durante todo el procedimiento, dándonos su valoración y compartiendo con nosotros su mirada profesional.

En Instituto Médico Estético, podremos tener una plantilla de médicos titulados y formados en todos los tratamientos de vanguardia a nuestra disposición. Así, podremos resolver todas nuestras dudas y ponernos en sus manos sin correr ningún riesgo innecesario. En su 1ª consulta gratuita en alguna de sus clínicas de estética de Madrid, Sevilla o Barcelona, podremos tener una visión global de lo que necesitamos, sin compromiso ninguno.