El problema de las varices afecta cuatro veces más a las mujeres que a los hombres, según los últimos estudios, un 10% de la población española.

Las causas más frecuentes de esta dolencia serían principalmente, la obesidad, el embarazo y la menopausia, llevar ropa demasiado ajustada, el estreñimiento y por supuesto la herencia.

Las recomendaciones que se deben adoptar son: hacer ejercicio regularmente, no tomar excesivamente el sol, utilizar medias de compresión, darse duchas frías, combatir el estreñimiento una dieta sana y equilibrada para evitar el sobrepeso, dormir con las piernas ligeramente elevadas para favorecer el retorno venoso. Hoy en día, y gracias a las nuevas técnicas con láser las varices pueden desaparecer de forma rápida e indolora.