Instituto MedicoEstético es uno de los centros más avanzados a la hora de hablar de rejuvenecimiento facial sin cirugía. Su tratamiento más básico para proporcionar una piel tersa y firme es la radiofrecuencia.

Esta técnica provoca un calentamiento de la piel que favorece la estimulación del colágeno y consigue una mejoría en la textura de la piel, con un efecto tensor duradero e inmediato. Hasta hace muy poco era imposible rejuvenecer sin pasar por el quirófano, pero la estética le ha ganado terreno a la cirugía con resultados espectaculares en materia facial.

La crisis de los 30 suele agravarse cuando nuestro rostro muestra las primeras arrugas o cuando presenta los primeros síntomas de flacidez. Aunque existen operaciones quirúrgicas que no entrañan apenas riesgos ni efectos secundarios, la simple pronunciación de la palabra quirófano ya nos paraliza. Para estos casos podemos contar con la radiofrecuencia.

Como primer paso, es necesario liberar por completo la piel de impurezas. Para ello se realiza un peeling mecánico de arrastre, en el que no interviene ningún cosmético. Una crema conductora del calor dará base a la radiofrecuencia que actuará sobre rostro y cuello. Si lo que necesitamos es una limpieza más profunda, nada más eficaz que un peeling químico, que además le dará un plus de luminosidad a nuestro rostro. Tras aplicar un agua de rosas de efecto calmante y proteger con vaselina las zonas más sensibles del rostro, extendemos el gel exfoliante, combinado con ácido láctico. A los 10 minutos del tratamiento sentiremos un ligero picor, que se calmará con la mascarilla de té que se coloca a continuación sobre el rostro. El masaje final se realiza con crema de protección total; parte fundamental antes de salir a la calle después de haberse sometido a cualquiera de estos tratamientos.

Si lo que buscamos son efectos más inmediatos, podemos recurrir a la mesoterapia facial, cuya técnica consiste en infiltraciones de ácido hialurónico, combinado con una serie de vitaminas, entre las que se incluyen la vitamina C, la vitamina E, todas las vitaminas B, etc. Esto produce un efecto antioxidante en la piel, la repara y la hidrata, debido a la gran capacidad de absorción de agua que tiene el ácido hialurónico.